No cabe duda que, si alguien está gozando con el fallo de la Corte Constitucional que favorece al ex ministro Andrés Felipe Arias, son los integrantes del partido de gobierno o Centro Democrático que siempre sostuvo que el caso del ex ministro de agricultura era simplemente una “persecución” política en contra de Arias.

Amparados en lo preceptuado en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y dado que dicho estándar de protección no había tenido recepción en nuestro Ordenamiento constitucional para el 16 de julio de 2014, fecha en la que se condenó al accionante, la Corte accedió a lo solicitado por el demandante.

Un verdadero sabor a dulce debe estar sintiendo los abogados de la defensa de Arias, el mismo sindicado y por su puesto todos los integrantes del partido Centro Democrático que por años batallaron porque este fallo se diera en ese sentido.

Hasta ahí, todo tiene un sabor a merengón, pues se cumple con las metas propuestas en favor del ex ministro.

Lo salado de este fallo, que termina siendo más salado que dulce, es que en el mismo la Corte es enfática en decir que el tutelante, es decir Arias, no podrá ser colocado en libertad mientras se suerte esta segunda instancia.

No permite la aplicación de figuras tales como la prescripción de términos de la acción penal, ni ninguna otra derivada del transcurso del tiempo.

Y talvez el golpe más duro para Arias y su grupo de abogados es que el fallo debe ser cumplido por la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, a través de una Sala conformada por magistrados que no se hayan pronunciado previamente sobre este caso y con las garantías propias de un recurso integral.

Esta última acción es muy seguramente la más demoledora para los intereses que tenían el pool de abogados del ex ministro, que muy seguramente tenían la esperanza que esta segunda instancia fuera llevada a cabo por otro tipo de juez que no hiciera parte de la Corte Suprema de Justicia. Así las cosas y vistas desde la óptica realista de lo expuesto en el fallo de la Corte Constitucional, si bien el fallo le permite una segunda instancia al ex ministro Arias, no le concede la libertad y lo deja nuevamente en manos de la Corte Suprema de Justicia que será quien revisará el fallo.

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Córdoba y Colombia.

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias Diario la Piragua

Invalid email address
No enviamos spam, y puede darse de baja en cualquier momento.