????????????????????????????????????

Al fiscal Álvaro Russo le quieren cobrar una supuesta traición los exfuncionarios que articularon los contratos de sus hijas en la Alcaldía de Santa Marta durante el tiempo en el que estuvo en el encargo de ésta el exsecretario  de Transparencia de la Presidencia de la República, Andrés Rugeles.

El ataque mediático del que hoy es objeto el fiscal Álvaro Russo, por cuenta de unos contratos en favor de sus hijas en la Alcaldía de Santa Marta, es en realidad una cuenta que le están cobrando por la supuesta traición de no haber «encarcelado» a Carlos Caicedo a raíz de las investigaciones de la contratación de las Megabibliotecas.

Las dos hijas del fiscal Russo, Diana y Oriana Russo Manjarréz, fueron vinculadas a la Alcaldía Distrital de Santa Marta en el 2019 gracias a la gestión de funcionarios de la confianza del entonces alcalde encargado y exsecretario de Transparencia de la Presidencia de la República, Andrés Rugeles, quienes iniciaron los estudios previos y los trámites precontractuales que permitieron contratar a Diana durante la gestión de Rugeles y a Oriana 20 días después de haber regresado a su cargo Rafael Martínez quién además de no estar vinculado al proceso de las Megabibliotecas tampoco podía abstenerse de firmar el contrato porque se habían agotado todas las instancias precontractuales.

Camilo George y Sindy Zawady, entonces secretarios de comunicaciones y de cultura respectivamente, fueron quienes desarrollaron todas las tareas para vincular  a las hermanas Russo Manjarréz. Para el momento, SUMARIO TV, pudo establecer que el propósito perseguía que el fiscal Russo ordenara la captura de Carlos Caicedo aprovechando que quien asignó a Russo en ese caso fue el declarado insubsistente exdirector seccional de fiscalías Vicente Guzman, denunciado por estar al servicio del narcotraficante Álvaro Cotes Vives, jefe del Clan Cotes y aliado de los clanes políticos que trajeron a Rugeles a Santa Marta.

El asunto es que hasta la fecha, a juicio de estos Clanes políticos, Russo no ha cumplido con el encarcelamiento de Caicedo y es por ello que encargaron a Camilo George, declarado enemigo de Caicedo y Martínez, para liderar la campaña en contra del fiscal y sus hijas.

Al fiscal Russo le están cobrando una supuesta traición por cuenta de los contratos adjudicados a sus hijas gracias a la gestión de funcionarios de confianza del entonces alcalde encargado Andrés Rugeles.

Con información de Sumario TV.