Según un diario alemán, su voz es apenas audible


El papa emérito Benedicto XVI, de 93 años, sufre una enfermedad infecciosa en el rostro y está «extremadamente frágil», según un artículo del diario regional alemán Passauer Neue Presse, que cita al biógrafo Peter Seewald.

Benedicto XVI padece erisipela en el rostro, una enfermedad que se caracteriza por hinchazón y placas rojizas que causa mucho picor y dolores agudos, afirma el periódico.

Según Seewald, el papa emérito se encuentra ahora extremadamente frágil. «Su capacidad intelectual y la memoria no se han visto afectadas, pero su voz apenas es audible», escribe el Passauer Neue Presse.

Peter Seewald se reunió el sábado en Roma con Benedicto XVI para presentarle su biografía. Durante este encuentro, el papa emérito, a pesar de la enfermedad, se mostró optimista y dijo que si tiene más fuerza, quizá retome la pluma.

Benedicto XVI fue el primer papa en renunciar en casi 600 años. Alegó para ello motivos de salud y desde entonces ha llevado una vida monacal en un pequeño monasterio del Vaticano.