El Día Mundial contra el Cáncer se celebra cada año el 4 de febrero. El objetivo de esta jornada es reducir el número de muertes evitables cada año a través de la concientización sobre el cáncer en la población general, y presionando a los gobiernos para que emprendan más medidas contra esta enfermedad.

Bajo el lema «Yo soy y Voy a», la comunidad global conmemora esta fecha. La OPS se une a este esfuerzo con un llamado a que todo el mundo, a nivel colectivo e individual, se comprometa a fortalecer las acciones dirigidas a reducir el impacto del cáncer. 

Su afectación es de enormes dimensiones y se prevé que vaya en aumento. Actualmente mueren 8.8 millones de personas por esta enfermedad, incluyendo 4 millones de muertes prematuras (entre 30 y 69 años). Se estima que durante los próximos 10 años las muertes debidas al cáncer aumentarán hasta superar los 14 millones al año.

Es una enfermedad que no tiene fronteras y que nos afecta a todos en algún momento de la vida, ya sea directa o indirectamente. Las acciones de cada individuo, de las organizaciones y de los gobiernos ayudarán a reducir el cáncer para conseguir el objetivo de reducción del 25 % de las muertes prematuras 2025.

Por ello, necesitamos emprender medidas urgentes para crear conciencia sobre la enfermedad y desarrollar estrategias para hacerle frente. Las diferencias mundiales de acceso a la prevención, el tratamiento y los cuidados paliativos aumentan cada vez más rápido.