El dolor invade los corazones, se siente hasta en las entrañas, paraliza el andar y nubla la mente de la familia Gómez Gómez, la cual hoy lamentablemente se enfrenta al sentimiento más desgarrador como lo es perder a un ser querido, el doctor Pedro Pablo Gómez.

Ese ser lleno de luz, alegría y un espíritu por ayudar a los demás, virtud que de seguro fue heredada de su padre Germán Gómez Peláez (+) y de su madre Magola Gómez Pérez, partió al encuentro con Dios a causa de una enfermedad que ha hecho estragos en el mundo, la Covid-19.

Como buen guerrero, Pedro Pablo batalló hasta el último minuto de sus días. Dejó en claro el mensaje de la lucha, la constancia y la perseverancia hasta que solo los designios de Dios se manifestaron y así fueron aceptados con resignación.

Su nombre vivirá por siempre en el corazón de cada una de las personas que tuvieron la dicha y el privilegio de conocer a Pedro Pablo, un hombre que durante años ejerció la profesión que lo apasionaba, el derecho.

Con su disciplina y dedicación al trabajo logró conformar una familia: siete hijos que eran el eje central de su mundo, a quienes educó y llevó por los caminos del bien.

Durante su vida, Pedro Pablo contó siempre con el apoyo de su cómplice en muchos sueños y metas, su hermano el doctor Rafael Gómez Gómez, director del Grupo Empresarial La Piragua, quien junto a su familia una vez más deberán encontrar en Dios la fortaleza para superar el adiós de otro miembro y pilar fundamental de la familia.

Entre la carrera profesional, Pedro Pablo logró importantes cargos, entre el que se destaca su desempeño como defensor del pueblo en Riohacha, departamento La Guajira, donde obtuvo importantes reconocimientos por su ardua labor.

Ante esta dolorosa pérdida, el equipo periodístico y administrativo de esta Casa Editorial en medio de la nostalgia que nos invade, enviamos nuestras más sentidas palabras de condolencia a nuestro director Rafael Gómez; a nuestra gerente general Angélica Verbel López, quien es miembro de la familia; a doña Magola Gómez; a la esposa e hijos del doctor Pedro Pablo, demás parientes y amigos, quienes hoy se encuentran conmocionados ante esta dolorosa pérdida.