Un espectáculo que de entrada estuvo condicionado y que los rumores agrandaron en la previa, terminó dejando un gran vacío para muchos en  el show de medio tiempo del Super Bowl LV a cargo de The Weeknd; tanto así que en las redes fueron tendencia Shakira y JLo, las protagonistas de la edición pasada.

Primero se habló de un presupuesto de 7 millones de dólares por parte del cantante canadiense para el show. También hubo rumores de la participación de Ariana Grande y Daft Punk, y otros más soñadores se quedaron con las ganas de ver a Kendrick Lamar en la tarima.

Ninguna colaboración fue posible, y si bien  The Weeknd hizo uso de gran parte del estadio -incluida las graderías y la cancha- para realizar su show, a muchos les quedó el vacío, o más bien la nostalgia de la sensación que dejaron Shakira y JLo el año pasado con su puesta en escena.

Las opiniones continúan divididas. Sin embargo, no hay que tener en cuenta cómo The Weeknd se las ingenió para armar un espectáculo con garantías de bioseguridad en tiempos de pandemia ante una capacidad de aforo menguada en las tribunas. En todo caso, tampoco es mal momento para tener presente cómo Shakira y JLo dejaron en alto la representación latinoamericana e hispanohablante en el pasado evento.