El movimiento Personas Atraídas por Menores, que por su nombre en inglés, Minor-attracted person, recibe las siglas (MAP), ha generado revuelo a nivel mundial, ya que las personas que lo respaldan piden a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que elimine la pedofilia de la lista de enfermedades.

Este movimiento alega que es normal que haya cierta parte de la población que se interese amorosa y sexualmente por niños y jóvenes en la etapa de pubertad, e incluso hay algunos radicales que afirman que los menores tienen instintos y sexuales que deben ser saciadas.

La petición concreta de esta personas es que se pueda reconocer a la pedofilia como una orientación sexual, tal como se hizo con la homosexualidad, el transgenerismo y todo lo que hoy hace parte de la denominada comunidad LGBTI, y que por tanto se haga un práctica legal.

El alcance que está teniendo en redes sociales es tal, que ya hasta existe una bandera con los colores rosa, azul, amarillo y blanco, en tonos pasteles, la cual ya ha sido ondeada en algunas calles del mundo.

La historia da cuenta de que esta iniciativa no es una novedad, ya que aparentemente nació desde hace 150 años en Holanda, pero había cesado por años.