Por: J. J. Rubiano
Un estudio publicado en The World Journal of Men’s Health encontró coronavirus en los penes de dos hombres seis meses después de que se recuperaron de la enfermedad que ha provocado una pandemia.
De acuerdo a los médicos el COVID causó un daño “bastante severo” en el desempeño sexual masculino.
Uno de los hombres había estado gravemente enfermo e ingresado en el hospital, pero el otro solo tenía Covid leve, lo que sugiere que cualquier persona infectada puede estar en riesgo.
Se sabe que el virus puede dañar los vasos sanguíneos y los órganos internos, y esta investigación sugiere que puede bloquear el flujo sanguíneo a los genitales, lo que dificulta las relaciones sexuales.
Puede hacer esto al desencadenar hinchazón y disfunción en el revestimiento de los vasos sanguíneos diminutos que atraviesan el cuerpo y llegan al pene.
El Dr. Ranjith Ramasamy, que llevó a cabo el estudio, dijo: “Descubrimos que los hombres que anteriormente no se quejaban de disfunción eréctil desarrollaron una disfunción eréctil bastante grave después de la aparición de la infección por Covid-19”
Los investigadores de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami estudiaron a pacientes cuyas edades oscilaban entre los 65 y los 71 años y todos eran de etnia hispana. Se obtuvieron dos muestras de hombres con antecedentes de infección por COVID-19 y dos muestras de hombres sin antecedentes de infección (todos los hombres dieron negativo para COVID-19 mediante PCR al menos 24 horas antes de la operación).
Se recogió tejido del pene de pacientes sometidos a cirugía de prótesis de pene por disfunción eréctil grave.
Según el resumen elaborado por 11 investigadores, este estudio es el primero en demostrar la presencia del virus COVID-19 en el pene mucho después de la infección inicial en humanos. Los resultados también sugieren que la disfunción generalizada de las células endoteliales de la infección por COVID-19 puede contribuir a la disfunción eréctil. Los estudios futuros evaluarán nuevos mecanismos moleculares de cómo la infección por COVID-19 conduce a la disfunción eréctil, detallan en el documento.