Tras permanecer desaparecida por una semana, ya fue ubicada la mujer a quien le habían perdido el rastro luego de esperar la supuesta y rumorada llegada de Cristo en la ciudad de Barranquilla, Atlántico.

La mujer, quien había cambiado mucho luego de comenzar a ir a la iglesia que era conducida por el pastor Gabriel Ferrer, se encontraba escondida en la casa de un hermano. Fue la presión que hizo su esposo a través de los medios de comunicación la que produjo que la fémina revelará su ubicación.

Su esposo, Érick Lucheta, dijo en entrevista con Semana, que su mujer quedó muy afectada por las influencias a las que estuvo sometida por el pastor que hizo vender los bienes materiales a los que asistían a su culto con la promesa de que pronto llegaría Cristo.

Ahora la mujer deberá pasar por un tratamiento psicológico que la saque del impacto que ha vivido, dijo su pariente, quien además aseguró que la fémina llegó al punto de dejar a su familia y de hasta abandonar su trabajo en el que tenía 20 años laborando.

Este caso ha causado mucha conmoción en el país y en Barranquilla específicamente, donde las autoridades se encuentran en la búsqueda de este pastor que huyó con el dinero que los fieles le otorgaron producto de la venta de sus bienes.