Mujer: El ser a quien Dios dispuso para traer vida a la humanidad, dar luz al mundo. Mujer es sinónimo de lucha, de perseverancia, gallardía y valentía, sinónimo de siempre tener ganas de ser mejor a pesar de las adversidades y de, tal cual metamorfosis, transformarse día por día, en busca de la excelencia.

Mujer es la rubia, la morena, la delgada y la que quizá tiene algunos kilos de más; mujer es la de cabello largo y rubio y también es mujer la que lo lleva cortito y castaño; mujer es la más codiciada por sus curvas y exuberancia, pero también lo es aquella que con su sencillez y su mejor sonrisa es capaz de captar la atención de cualquiera… En fin, habría tantas formas de definir a una mujer, pero la mejor y más precisa e indicada es, que además de ser quien lleva tacones, minifaldas y maquillaje, es aquella que tiene la habilidad para ser madre, hija, hermana, esposa, estudiante y empleada a la vez, es quien sin buscarlo puede ser capaz de edificar el futuro del hombre que la acompaña, a tal punto de que éste atribuya su crecimiento no solo personal, sino también profesional a ella, mujer en definitiva es virtud y motivo de admiración.

Un poco de historia

El Día Internacional de la Mujer no siempre se celebró un 8 de marzo. El 19 de marzo de 1911 se conmemoró  por primera vez en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Consistió en mítines a los que asistieron más de un millón de mujeres y hombres, en los cuales además del derecho femenino de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

Una semana después de esta actividad, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes italianas y judías, murieron en un trágico incendio suscitado en la fábrica Triangle, en la ciudad de Nueva York, suceso que tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron a ese desastre.

En 1917, como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres rusas escogieron el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de «pan y paz». Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la hicieron de todos modos.

Cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia, o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.

Desde entonces el Día Internacional de la Mujer se celebra el 8 de marzo, el cual fue reconocido en el año 1975 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) —, día que se escogió para conmemorar la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.