La violencia toma más fuerzas con el pasar de los días en varios localidades de Colombia.

En esta oportunidad, desde tempranas horas de la tarde del viernes, 14 de mayo, la ciudad de Bucaramanga vivió horas de terror con los disturbios que se generaron a gran escala.

Los ciudadanos salieron a las calles a protestar y exigir justicia por el caso de la joven Alison Meléndez, quien se suicidó horas después de ser detenida por funcionarios policiales.

La joven dejó un mensaje en sus redes sociales donde aseguró que fue abusada sexualmente por los policías mientras estuvo detenida.

Este caso ha generado mucha indignación hasta el punto que los ciudadanos se han enfrentado con los policías que han salido a poner orden en las zonas que han sido atacadas.

A través de un material audiovisual se puede observar como incendiaron una entidad bancaria de Davivienda.

Aunque en redes señalan como responsables a vándalos que se estarían infiltrando en las manifestaciones, también hay quienes culpan a varios policías que se ven adentro de la edificación.

Indican que el banco tomó fuego después de que los agentes salieron del lugar. Aún las causas y quienes son los responsables de este hecho no está esclarecido en su totalidad.

En varios puntos de la ciudad también atacaron unos CAI, entre los que figuran el del barrio Ciudadela Real y el del barrio Las Palmas.

En las cintas se observan a los manifestantes, en su mayoría mujeres, realizar grafitis en las paredes y hasta en los escudos de los funcionarios.

Los mensajes plasmados dejaban en claro su rechazo a la violación de la que presuntamente fue víctima la joven Alison.