¿Qué es lo que sabe el barranquillero Álex Saab que el Gobierno de Nicolás Maduro no quiere que se filtre? Esta es la pregunta que resuena entre la opinión pública, luego de que el diario digital El Nacional, con sede en Venezuela, filtrara una carta con líneas amenazantes que le fue enviada, días después de que fuera detenido en Cabo Verde. 

La misiva, con fecha de los primeros días de julio de 2020 y firmada por el canciller venezolano Jorge Arreaza, le recuerda a Saab la condición de enviado especial de Gobierno en la que fue enviado al país africano, razón por la que tiene información “clasificada” que en caso de ser filtrada podría derivar en amplios riesgos para la nación petrolera. 

Arreaza enfatiza en que es posible que si es extraditado a los Estados Unidos, sea presionado para divulgar tal información, por lo que le advierte que una violación a la confidencialidad, le puede acarrear sanciones. 

“Cualquier violación de la misma [información] podrá dar lugar a un proceso penal y estar sujeta a las sanciones previstas en la legislación venezolana en relación con la divulgación de información que comprometa la seguridad y defensa de la Nación, la revelación de secretos y el delito de traición“, agrega.

Finalmente el canciller precisa que el empresario barranquillero señalado por EE.UU. de ser el testaferro de Maduro, “no puede aceptar voluntariamente la extradición a Estados Unidos, porque “supone la vulneración de la seguridad y defensa nacional” y “un daño inminente” a Venezuela, por lo que —le dice Arreaza a Saab— “debe tomar […] todas las medidas legales para evitar la extradición”.