A principios de abril de 2020, el Gobierno expidió el decreto 579, en el que estipulaba una serie de medidas especiales para paliar la situación de arriendos en viviendas y comercio del país durante el inicio de la cuarentena.

Carlos Felipe Reyes, director del Sistema Habitacional del Ministerio de Vivienda, explicó que este decreto ayudó a mitigar los efectos recientes de la cuarentena para arrendadores y arrendatarios, sobre todo, de propiedad horizontal.

«En concreto, hoy finaliza la prohibición de desalojos, finaliza el congelamiento de los incrementos al canon de arrendamiento y a los pagos de cuotas de administración. Finaliza también la prohibición de cobrar intereses de mora por un eventual no pago. También finaliza la prórroga automática de contratos», sostuvo.

Reyes hizo especial énfasis en los desalojos, asegurando que si bien hasta este lunes 30 de junio, se levanta la prohibición legal para hacerlo, solo se puede hacer mediante una orden judicial.

«No es que ya a partir de mañana se puedan hacer desalojos, con el fin de estas medidas. Acá hacemos un llamado a respetar las normas porque solo se puede hacer con una orden judicial. Si pasa esto, sin una orden de un juez, las personas pueden llamar a la Policía. Este tipo de procedimientos está en el Código», indicó.