Por: J.J. Rubiano

La inesperada aparición del coronavirus covid-19 en el mundo obligó a los gobiernos a ampliar o crear programas de beneficio social que permitera mitigar la crisis generada por la pandemia y de ello Colombia no fue la excepción.

Desde el Departamento de Prosperidad Social y bajo la dirección de Susana Correa, se adelantaron estos programas que, de acuerdo con la funcionaria son los que más protagonismo han tenido durante la entrega de las ayudas.

Programas como Familias en Acción y Jóvenes en Acción recibieron transferencias monetarias condicionadas y apoyaron a 2,6 millones de familias y 425.000 jóvenes. Además, el DPS diseñó y ejecutó programas piloto para ayudar a las pequeñas empresas formales e informales. además de paliar el impacto de la crisis en las unidades productivas 

de comunidades étnicas.

“Familias en Acción invirtió $3,8 billones para cumplirles a esos hogares con 6 pagos ordinarios y 5 extraordinarios autorizados para responder a la crisis”, aseguró la funcionaria.

En Familias en Acción y Jóvenes en Acción se realizaron transferencias monetarias por $3,.8 billones para Familias en Acción y $1,1 billones para jóvenes en acción. Además, se extendió la oferta a los 1.103 municipios del país.

En Ingreso solidario se tuvo una inversión de $375.000 millones que benefició a 1 millón de colombianos.

En compensación del IVA,1 millón de colombianos se vieron beneficiados por la iniciativa, la cual fue entregada a través de 5 pagos de $375.000 millones.

Por su parte en el programa Colombia Mayor, las personas de la tercera edad también fueron apoyadas por el Gobierno Nacional con $2,8 billones; este monto fue destinado para la ayuda de 1,7 millones de adultos mayores.

El programa Casa Digna, Vida Digna, estuvo enfocado en la vivienda y mejoró un total de 238.559 hogares con una inversión de $322.885 millones.

Al cierre de 2020 se terminaron 302 obras de infraestructura en las que se invirtieron $664.047 millones.