Andrea Meza, quien se coronó el pasado domingo como la mujer más bella del mundo, en un evento que se llevó a cabo en Miami, estado de Florida en Estados Unidos, se ha visto envuelta en una polémica que, por normas del concurso, podrían despojarla de la corona.

Todo a cuentas de una publicación en su cuenta de Instagram, donde usuarios descubrieron una foto suya con un vestido de novia acompañado de quien sería su pareja con una descripción de la fecha en la que según los internautas se había casado.

Esto sería una falta grave, teniendo en cuenta que uno de los requisitos más importantes del certamen de belleza Miss Universo, es que las candidatas tienen que estar solteras, no pueden tener hijos ni estar embarazadas.

Ante esta publicación la mexicana salió en su defensa con un tuit expresando, que no está casada, que simplemente fue una sesión de fotos con su amigo Jorge Saenz, quien además rindió unas declaraciones al diario debate, donde afirmó que estuvo junto a la modelo y su hermana haciendo unas fotografías para promover el turismo, por ello es que afirma que tienen esas fotos con trajes formales.