Publicar, replicar a repostear memes en redes sociales, podría parecer un hecho bastante inocente, sin embargo, algunos de ellos tienen un contenido que en muchas partes del mundo hace que su difusión se convierta en un delito.

Tal es el caso de Argelia, en donde durante los últimos días un joven fue enviado a la cárcel por compartir memes con burlas hacia el presidente Abdelmadjid Tebboune, y deberá pagar 3 años de prisión además de responder por una cuantiosa multa.

Su abogado explicó a medios locales que el joven «fue desgraciadamente condenado a tres años de prisión con una multa. Es grave porque esperábamos su liberación hoy o incluso que le declararan inocente», razón por la que apelarán el fallo.

Los delitos por los que este ciudadano fue procesado, son ofensa al presidente, insulto a un órgano constituido y falta a los preceptos del Islam.

La Fiscalía había pedido inicialmente una pena de cinco años, pero el tribunal lo condenó a tres, que se suman a los ocho meses que pasó en prisión preventiva, antes de su juicio.