El general Óscar Atehortúa, director de la Policía Nacional, ofreció declaraciones a la prensa este miércoles sobre los disturbios que se han suscitado en el país tras dos semanas de protestas.

El general advirtió que a los capuchos que buscan desmontar al Esmad les pagan hasta 6 millones de pesos por ocasionar desmanes y atentar contra la fuerza pública.

“Muchos de esos encapuchados que están lanzando elementos contra la Fuerza Pública y tratando de destruir la infraestructura del Estado, son personas que reciben hasta 6 millones de pesos diarios”, expresó.

Atehortúa también aseguró que en las movilizaciones, que iniciaron el 21 de noviembre, hay infiltrados del ELN y grupos armados organizados residuales que han “retomado planteamientos de las extintas Farc, como acabar con el Esmad”.

Sin embargo, aclaró que estas son sólo algunas personas y que no están relacionadas con los promotores del paro o con quienes han salido pacíficamente a protestar.

“Hago claridad que estos son los grupos de los vándalos, no estoy hablando de ninguna manera que tengan vínculos con los organizadores del paro y las manifestaciones ni tampoco con las cientos de personas que se han manifestado pacíficamente”, concluyó Atehortúa.