La necesidad de la administración municipal parece ser el recaudo de recursos por intermedio de la aprehensión a conductores de motocicletas que se dedican al mototaxismo pero no la seguridad de la ciudadanía, pues cada vez más la inseguridad aumenta y nadie hace nada.

Al parecer los 30 uniformados que llegaron a la ciudad de Montería tendrían objetivos diferentes a servirle a la comunidad, los atracos aumentan y por ningún lado se ven policías rondando, en especial en las obras de construcción de la ciudad por las que muchas personas se ven obligadas a pasar caminando a altas horas de la noche.

“No había un alma, ni un solo policía, por supuesto, era la mejor oportunidad para los atracadores en motocicleta que nos quitaron las pertenencias a mi prima y a mi, a eso de las 8:30 de la noche cuando caminábamos por el sendero peatonal de la construcción de la circunvalar cerca al barrio Buenavista por la iglesia cristiana”, afirmó la denunciante que prefirió reservar su identidad.

Evidentemente la ola de atracos sigue siendo una problemática latente en la ciudad y de la cual las autoridades competentes no han tomado cartas en el asunto. A cualquier hora del día los amigos de lo ajeno se aprovechan de la poca vigilancia que hay para cometer atracos y raponazos, en especial en las zonas poco iluminadas.

“Los policías que trajeron deberían ponerlos en lugares así para cuidar a la ciudadanía y no molestando a los que buscan el pan diario con sus motos. Por falta de seguridad o alguien que esté pendiente de estos lugares, ayer me quitaron mis cosas, gracias a Dios no fue nada grave, pero ¿dónde está la policía? Deberían ser ellos quienes nos cuidan”, puntualizó la afectada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí