Villa Cielo ya no cree en las promesas

Villa Cielo ya no cree en las promesas

El barrio Villa Cielo cuenta con más de 15.000 habitantes y tiene más de 15 años de haber sido fundado, pero sin embargo, desde ese tiempo ningún alcalde ha hecho presencia visible en la comunidad en procura de la solución a problemas de infraestructura y si la han hecho, algunos han dejado a medias su implementación.

Este barrio sumido en la pobreza y el olvido, comenzó su existencia en el año 2003 debajo de árboles sombríos y una antigua construcción de la finca Villa Cielo, en el sector rural de la ciudad, a donde fueron trasladadas alrededor de dos mil familias. Hoy día Villa Cielo, es un barrio subnormal, conformado por familias vulnerables, de escasos recursos (estrato 1), en su mayoría de extracción campesina y desplazados por la violencia; la carencia de viviendas y otros factores socioeconómicos incidieron en su creación.

Los habitantes del barrio Villa Cielo, aún no pierden las esperanzas de que algún mandatario de los que les han prometido obras y progreso, algún día cumpla, empezando principalmente por el foco de contaminación que afecta a todo el sector en general y es el canal que divide al barrio, que en vez de ser un parque para la recreación y esparcimiento de los niños, es un canal donde los cerdos se bañan, la gente echa basura, y se reproducen anfibios peligrosos para los habitantes.

Pavimentación, pozos sépticos, Cai Policial, parques recreacionales, entre otras, son las obras que este barrio ha anhelado durante años, y que por más que los líderes de las Juntas de Acción Comunal han solicitado a la administración que intervengan, hasta el momento no han recibido ninguna respuesta positiva.

“Desde la comunidad y como líder del sector, pido un poco de ayuda, apoyo y mejoramiento para con los habitantes y además que nos ayuden a solucionar todos esos importantes problemas que estamos viviendo, donde los más afectados son los niños y ancianos” mencionó Juan Julián, uno de los líderes de la Junta de Acción Comunal.

“Nosotros estamos en el perímetro urbano y nos tienen en total abandono, el alcalde siempre promete algo pero nunca hace nada. Prometió que iba hacer un parque pero hasta hoy no ha quedado en nada.”, comentó el líder.

A esto se le suma que los habitantes del barrio manifiestan tener que sacar de su propio bolsillo para la compra del material, balasto, escombros, para subir el nivel de sus casas, incluso organizan colectas, rifas, bazares, para arreglar las calles, aunque con el tiempo este esfuerzo se pierde debido a las inundaciones que van consumiendo el nivel del terreno ganado. Hoy los puentes que comunican las calles, algunos muy bajos, estancan el agua convirtiéndose en pequeñas represas de aguas negras, de las que brotan malos olores y que no tienen solución por ningún lado desde los entes reguladores y administrativos de la ciudad.

Por ahora solo queda la preocupación de los vecinos de saber hasta cuándo estarán sufriendo las adversidades en sus calles, alcantarillado, salud, teniendo en cuenta que son más de 15 años de olvido, pese a que en múltiples ocasiones han pedido a alcaldes y concejales la solución inmediata a sus problemas, y ven pasar promesas y promesas de los políticos que únicamente se ven por el sector en épocas de elecciones.