Las fuertes tormentas que afectaban el sábado partes del sur y el centro norte de Estados Unidos han causado la muerte de unas 11 personas, entre ellas un policía y un bombero, al tiempo que ventarrones, tornados e incesantes lluvias azotaban grandes franjas del país.

Los vientos huracanados, el granizo y la nieve se extendieron también hacia el norte del país y provocaron la cancelación de unos mil vuelos en los aeropuertos de Chicago.

En Luisiana, una pareja de ancianos fueron hallados muertos después de que la tormenta demoliera su vivienda móvil, y otro hombre murió de madrugada, cuando un árbol derribado por el viento cayó sobre su casa en la localidad de Oil City.

Otras tres personas murieron en Alabama, en el condado de Pickens, tras el paso de un tornado, informó el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, en inglés).

En Texas, un bombero y un policía murieron al ser golpeados por un automóvil que deslizó a toda velocidad por el hielo debido a la tormenta, mientras que otra persona murió en Dallas al deslizarse su vehículo hasta un arroyo, de acuerdo con la cadena NBC News.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí