“No me interesa y no quiero aprovecharme de la noticia del nuevo general del ejército Zapateiro, a quien él sr presidente designó para ser el general del ejército de mi país (a quien respeto demasiado). Pero espero y aspiro a tener un diálogo muy pronto Y saber qué pasó…”. 

Esto fue lo que dijo a través de sus redes sociales, el jugador de la Selección Colombia, Juan Fernando Quintero, con respecto a toda la polémica que se ha generado con la designación de Eduardo Zapatero como nuevo comandante del Ejército, quien según la familia del futbolista tendría vínculos con la desaparición del padre de este, hecho ocurrido hace 24 años. 

“Soy ajeno a las declaraciones de mis tíos, a quien también respeto mucho y sé el dolor que sienten al saber que mi padre lleva más de 24 años desaparecido y nos sabemos todavía qué aconteció con él, dónde está o dónde se fue. Hemos sufrido mucho y el vacío de mi padre está …”, escribió Quintero. 

En defensa del nuevo, el Ejército Nacional emitió un comunicado para desmentir lo señalamientos en su contra. La institución dijo que «lamenta el hecho victimizante sufrido por la familia», pero sentenció que «no existe prueba alguna de la responsabilidad del nuevo comandante Eduardo Enrique Zapateiro ni de los servidores públicos ni por acción ni por omisión por la presunta desaparición del señor Jaime Enrique Quintero Cano“.

La desaparición 

Lo que se sabe de este caso es que el primero de marzo de 1995, Jaime Quintero llegó al cuartel de la IV Brigada del Ejército para prestar el servicio militar. Al otro día les comunicó a sus familiares que sería trasladado a la región de Urabá, al Batallón Voltigeros, según un reporte de la ONG Amnistía Internacional.

Tres días después, su hermana Silvia Quintero intentó comunicarse con él pero le contestaron que “no estaba en la lista de reclutas”. Luego recibió una carta en la que decían que había agredido a un superior y por eso lo habían enviado de vuelta a Medellín en un bus.

Sin embargo, dice el reporte de la ONG, soldados del Batallón Voltigeros contaron a los familiares que el comandante lo trató mal y Quintero reaccionó atacándolo. Por eso lo detuvieron y maltrataron mientras lo trasladaron a una celda de la cárcel militar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí