Servicios públicos afectan el bolsillo de los monterianos

Servicios públicos afectan el bolsillo de los monterianos

En el barrio Edmundo López, sur de la ciudad de Montería sus habitantes desde hace varios meses han estado viviendo una serie de anomalías en los servicios públicos, situación que les ha afectado el bolsillo, puesto que el alza de los servicios cada vez es mayor, llegando hasta el punto donde no les es asequible cancelarlo.

Julio César Pastrana, uno de los habitantes afectados manifestó que “la comunidad está sufriendo por los servicios públicos, principalmente con las empresas Electricaribe y Veolia, debido a que los recibos vienen con unos montos bastante exagerados, no tienen en cuenta el estrato en el que estamos y no se nos hace fácil pagar esos recibos tan caros, además el servicio que prestan no es el mejor, la energía se va por horas y la empresa no es capaz de avisarnos cuando van a hacer el supuesto racionamiento, simplemente no estamos conformes con esos recibos porque el servicio que nos prestan no es el mejor” aseguró.

Según aseguran algunos habitantes los apagones en el barrio son constantes, la empresa no respeta horario para suspender el servicio de energía, sin embargo el recibo llega puntual y cada vez con una tarifa más alta e injustificable. El mismo problema lo están padeciendo con el servicio del gas debido a que ellos consideran que no están gastando todo lo que se ve reflejado en las facturas.

“A Electricaribe lo tengo demandado porque los recibos vienen muy altos, incluso le hemos hecho saber a la empresa y nada que nos ha solucionado, tenemos siempre que irnos por las vías legales para que nos puedan prestar atención y por lo menos resolvernos esa problemática que nos tiene preocupados a todos los habitantes del barrio, no es solamente una sola casa, somos todo un barrio que estamos sufriendo por eso, hemos llegado a pensar que la empresa nos está cobrando una luz comercial que en ningún momento nosotros utilizamos, lo peor del caso es que hay que esperar 5 0 6 meses mínimo para que nos den una respuesta y mientras tanto debemos pagar los recibos del mal servicio que nos prestan tanto Electricaribe como Veolia” afirmó un vecino del sector.

Con la empresa Veolia han tenido problemas, puesto que el servicio de agua viene con bajas presiones, pero según aseguraron algunos habitantes eso es momentáneo, luego vuelve a normalizarse el servicio, pero según manifestaron, no están de acuerdo que la empresa no les haga saber con anticipación, para ellos asegurar el líquido que es indispensable en los quehaceres diarios.

Calles en mal estado

Por otro lado, algunos pobladores del barrio muestran su inconformismo puesto que en el invierno sufren los estragos de la lluvia, porque las partes donde tienen alcantarillado son insuficientes para evacuar las aguas lluvias y las que vienen por las corrientes, esto se traduce en que las calles que no están pavimentadas se enlagunan y se forman tremendos huecos y de esta manera se forma un lodazal que demora varios días para secarse.

Por otro lado en la época de verano la polvareda que se forma al paso de los vehículos y motos trae consigo las enfermedades en pulmones y gripe sobre todo a la población geriátrica y niños, este polvo también se introduce en las casa afectando fachadas de las casas y los poquitos electrodomésticos que tienen.

Estos sectores desde hace mucho tiempo tienen problemas en las vías y carreteras de acceso a las diferentes calles que la conforman, especialmente en el mantenimiento de estas, que en más de un 80% están sin pavimentar, presentando encharcamientos de agua e inclusive rebosamiento de los manjoles de aguas contaminadas, de igual forma en los sectores que no tienen alcantarillado las aguas lluvias no tienen vías de desagüe, presentándose consigo enfermedades respiratorias y de la piel.

En cuanto a la inseguridad manifiestan que casi siempre en la orilla del canal se apostan hombres en la oscuridad de la noche para atracar a motos, vehículos y transeúntes, de hecho ya han ocurrido muertes en el pasado, sin embargo desde un tiempo a esta fecha se han disminuido los raponazos porque la policía está más pendiente, pero los bandidos saben a qué horas más o menos los transeúntes cruzan para darle el golpe certero y llevarse sus pertenencias.