Santander y Pastrana Borrero siguen esperando la inversión social

Santander y Pastrana Borrero siguen esperando la inversión social

Los barrios Santander y Pastrana Borrero, que se encuentran en el top 5 de antigüedad de la ciudad de Montería, están poblados por familias de bajos recursos económicos y que han adquirido sus viviendas con esfuerzo propio en su gran mayoría. Son personas que viven de rebusque y del comercio informal, pero han pasado muchas generaciones que en estos momentos se han dado cuenta que la inversión por parte de muchos alcaldes es prácticamente nula.

Pese a que hay algunas inversiones por parte del Estado en Salud Pública y Saneamiento Básico estos sectores tienen un problema de vieja data: algunas calles se están perdiendo por causa de las corrientes que bajan de la ladera del cerro cuando llueve. Estas corrientes fuertes han acabado con las calles que comprenden de la diagonal 1 a la transversal 6, según lo manifiesta uno los líderes comunales quienes ha venido luchando desde hace mucho rato interponiendo derechos de petición y acciones judiciales para que solucionen este problema las instancias pertinentes.

No solamente estas aguas lluvias deterioraron las calles, sino que también en época de invierno, por no tener una salida rápida hacia los canales recolectores, se introducen a las casas inundando todos estos hogares, y haciendo daño en los enseres de estos vecinos, algunos de ellos con el tiempo han tenido que sacar dinero para levantar las casas con muros de contención hasta de 60 centímetros de alto para evitar la inundación de sus lugares de residencia.

Los vecinos que no cuentan con recursos económicos para mitigar esta inundación todavía soportan los estragos de estas aguas, de igual forma los estudiantes y trabajadores en esta época de invierno tienen que esperar varias horas, para que baje el caudal y así poder salir a realizar sus deberes tanto académicos como laborales.

Aunque el estado de las alcantarillas y cunetas el barrio, se encuentra relativamente bien, existe un problema con las cunetas, porque los vecinos las han tapado, y esto hace que las aguas no corran y se estanquen. Ya se han presentado enfermedades que transmiten los vectores provenientes de estas aguas estancadas, y también se presentan brotes en la piel de la población infantil, la cual es la más vulnerable a dichas enfermedades. Si bien es cierto que como en todas partes existen los malos vecinos, quienes con cualquier aguacero tapan las cunetas para que el agua no se les meta a sus casas, con estas acciones perjudican a los demás y esto ha causado discusiones y riñas.

Ahora, también hay que decir que esta comunidad no cuenta con un parque, ni escenarios deportivos, pese a que el alcalde les prometió un mejoramiento de los lugares que se encuentran en mal estado. Únicamente existe una cancha donde la acción comunal realiza campeonatos de fútbol de una manera recreativa los domingos, pero el mantenimiento de la misma corre por cuenta de los mismos vecinos. Y aún no está en perfectas condiciones, no como los otros lugares a los cuales la Alcaldía ha dotado con todo los implementos y ha reformado.

Ahora bien, en cuanto a la seguridad del sector manifiestan que está bien, la policía del cuadrante vive atenta a cualquier malandro que ronda el lugar, e incluso desde hace mucho tiempo no se presentan robos y atracos como sucedía hace varios años, por lo que se puede decir que prácticamente estos barrios viven en paz.