¿Sabías que comer frutos secos durante el embarazo  ayuda el neurodesarrollo de los bebés?

¿Sabías que comer frutos secos durante el embarazo ayuda el neurodesarrollo de los bebés?

Según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), una dieta de frutos secos durante el embarazo mejora el desarrollo neuropsicológico de los niños a largo plazo.

Los estudios relacionan la dieta de los frutos secos con el desarrollo  cognitivo del bebé en el primer trimestre del embarazo, y la ayuda para reducir el riesgo de hipertensión, estrés oxidativo y diabetes.

La investigación fue hecha en España con más de 2.200 parejas madres e hijo de Asturias, Guipúzcoa, Sabadell y Valencia.

Los resultados de los estudios determinaron que los menores perteneciente al grupo con más consumo materno de frutos secos durante el primer trimestre del embarazo, tuvieron un mejor resultado en las evaluaciones de medición cognitiva, capacidad de atención, y memoria de trabajo.

“Este es el primer estudio que se ocupa de los posibles beneficios de la ingesta de frutos secos durante el embarazo sobre el neurodesarrollo a largo plazo (…) Puesto que el cerebro experimenta una serie de procesos complejos durante la fase de gestación, la nutrición materna es un factor determinante para un neurodesarrollo adecuado del feto con efectos a largo plazo», indicó Florence Gignac, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

Los frutos secos están conformados por las nueces, almendras, cacahuetes, piñones y avellanas.  Según Gignac, “los efectos beneficiosos hallados podrían deberse a su alto contenido en ácido fólico y, sobre todo, en ácidos grasos esenciales, como por ejemplo el Omega-3 o el Omega-6”.

Los beneficios que representa este estudio se observaron en el grupo que declaró un mayor consumo de frutos secos, con una media semanal de algo menos de tres raciones de 30 gramos cada una, una cantidad inferior a la recomendada por la Guía de la alimentación saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), que es de entre tres y siete raciones por semana.