¿Sabía que en Colombia hay un templo para adorar a Lucifer? Tiene una estatua del diablo y cruces invertidas

No se trata de una broma, en Colombia existe un templo dedicado exclusivamente al culto de Lucifer que desde su inauguración, como es de esperarse, ha tenido problemas debido a su presencia.

El templo, se encuentra en Quimbaya, Quindío, y es llamado “secta del mal” por los lugareños, quienes batallan con su fundador, Héctor Londoño (que se hace llamar Víctor Damián Rozo), ya que según él está bajo el marco legal.

Para el gobernador del Quindío, Carlos Eduardo Osorio, “un culto a Satanás no es considerado como religioso, por ello deberían quitarle la personería jurídica (institución con derechos y obligaciones) a esa falsa iglesia”.

Pero Rozo asegura que no pueden cerrar su templo de adoración a Lucifer porque en el país hay libertad de cultos. Añade que no practican actos ilícitos ni promueven la anarquía, por lo cual apunta que no hay argumentos para proceder al cierre.

“Semilla de Luz”
Rozo dice que no son satanistas sino “luciferinos”, sin embargo, al interior del lugar hay una estatua no de un ángel sino del mismísimo diablo al fondo del pasillo y dos cruces invertidas custodiándolo, en el piso un pentáculo rojo sobre un fondo negro como en una película de terror y todo ambientado en colores rojo, blanco y negro.

En la secta Semilla de Luz, como se llama el templo, los creyentes hacen pactos con el diablo para poder beneficiarse en temas como el amor (haciendo amarres), ganar dinero y poder a cambio de pactos oscuros, ser asediado por mujeres u hombres bajo encantamientos, y hasta “ser un profesional exitoso en cualquier carrera que haya cursado la persona”…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*