Ricardo Madera: “No nos tiembla el pulso para llamar la atención” ¿Y para sancionar?

Ricardo Madera: “No nos tiembla el pulso para llamar la atención” ¿Y para sancionar?

El Plan de alimentación Escolar (PAE) en Montería sigue siendo tema de polémica y los problemas relacionados con el suministro de alimentos no parecen tener pronta solución. Los retrasos con la entrega de la comida y las condiciones de insalubridad persisten, sobre todo en las zonas rurales.

El operador Nutriescolar, que ya había sido sancionado por 90 millones de pesos debido a esta situación, no coge escarmiento y continúa incurriendo en los mismos errores que lo llevaron al primer jalón de orejas. La alcaldía de Montería, en acompañamiento de la Personería y la Procuraduría se percataron de esto mediante los controles que realizan permanentemente.

Al respecto, el secretario de Educación, Ricardo Madera Simanca, manifestó recientemente: «Seguimos en la supervisión estricta. Se siguen presentando situaciones, que como lo dijimos al comienzo, no nos tiembla el pulso para llamar la atención y ejercer la supervisión que nos corresponde».

De acuerdo con la norma, el comportamiento de Nutriescolar acarrea la imposición de una segunda sanción, lo que a su vez ocasionaría el cese del contrato por incumplimiento, sin embargo, dentro de las intenciones del Gobierno Municipal no está aplicar un nuevo correctivo, así lo dejó saber Madera Simanca, quien reveló que no hay interés en terminar el contrato “por las implicaciones que ello traería para los estudiantes”.

“…No nos gustaría irnos a un incumplimiento, no por ningún guiño al operador, sino es que irnos a eso puede ser peor el remedio que la enfermedad, porque eso implica suspender, abrir un nuevo proceso de trámites legales que dura entre 40 y 60 días en los que se dejaría de prestar el servicio», expresó el secretario de Educación.

El equipo reporteril de La piragua intentó comunicarse este lunes 27 de mayo con el personero Jorge Mario Galofre y el secretario de Educación municipal Ricardo Madera para obtener sus declaraciones sobre este tema, sin embargo no atendió nuestro llamado.

Por ahora la secretaría de Educación, corredores de bolsa del operador y de la Administración y la mediación de la Procuraduría mantienen reuniones para llegar a un acuerdo.

Sobre esto, Amauri Contreras, concejal de la ciudad, dijo: “Si los organismos de control han determinado que encontraron deficiencia en la prestación de un servicio que es para la salud, para la vida de los niños en edad escolar, es grave. Para mi los organismos de control hay que respetar su decisión del procedimiento que llevan a cabo para determinar si se está cumpliendo o no con el tema que le corresponde a la empresa”.

A su juicio, si la falla acarrea una suspensión debe procederse a aplicarla porque de no hacerlo “se les podría venir un problema por omisión administrativa o por incumplimiento a la ley”.

¿Es lo mejor para los niños monterianos?

Esta decisión de la Alcaldía no ha sido bien vista por los monterianos, quienes a través de redes sociales cuestionan por qué se sostienen diálogos con un operador que para muchos debe sustituirse. Algunos usuarios proponen esperar a vaciones de mitad de año para abrir un proceso, ya que de esta manera el tiempo sin alimento sería corto. Otros preguntan cómo se le concedió al operador el contrato en Montería si ya tenía antecedentes de mal servicio.

Cabe mencionar que Nutriescolar operaba en Sucre y le fue cancelado el contrato por incumplimiento, es decir, que tiene antecedentes de mala prestación por lo que no es de extrañar que este posible voto de confianza quede en palabras y la precariedad del servicio continúe.

Aunque la negativa de cancelar el contrato se justifican en evitar en una posible afectación de 40 o 60 días en el servicio de alimentos, nos preguntamos ¿No preocupa que este operador siga afectando a nuestros niños con la calidad y condiciones de los alimentos que entrega?