RAP CARIBE CON ANTIOQUIA?

RAP CARIBE CON ANTIOQUIA?

Nuevos vientos que impulsan el modelo de Planificación territorial empezaron a soplar este año, a propósito de la aprobación en diciembre pasado de la llamada Ley de Regiones que incluyó nuevas condiciones para la creación de las RAP, algunas restrictivas para dar mayor tranquilidad al Ministerio de Hacienda, que como mastín de presa se erige vigilante, como guarda del presupuesto nacional, para impedir que se transfieran los recursos que las regiones realmente necesitan para apuntalar su propio desarrollo.

Esta vez provienen del sur de Córdoba, empujados por el gobernador de Antioquia Luis Pérez, quien al sentir la soledad del coronel que no tenía quien le escribiera ha tratado de aprovechar el desconocimiento que tiene sobre el proceso la gobernadora de Córdoba Sandra Devia Ruiz para proponerle la constitución de la RAP ANTIOQUIA-CÓRDOBA.

Y afirmamos que la gobernadora Sandra Devia, que no es oriunda de Córdoba, no conoce el proceso de surgimiento de las Regiones Administrativas de Planificación, concebidas por la Constitución Nacional y creadas al amparo de la Ley de Ordenamiento Territorial, expedida en 2011, porque ya el departamento de Córdoba hace parte de la Región Administrativa de Planificación RAP CARIBE que recibió el año pasado el visto bueno de la Comisión de Ordenamiento Territorial del Senado de la República que exige la ley para avalar su existencia jurídica.

Pero mientras el departamento de Córdoba firmó a través de su gobernador Edwin Besaile su inclusión en la RAP Caribe, el gobernador de Antioquia está en extremo preocupado porque su departamento no encuentra la novia que lo acompañe en este baile que le da un nuevo cuerpo a la democracia regional y por eso intenta con cantos de sirena, que por supuesto no incluyen la devolución del territorio que le han quitado a Córdoba, atraer a nuestro departamento a una aventura que no tiene sustento legal valiéndose eso sí de la falta de conocimiento del proceso por parte de la gobernadora Devia Ruiz.

El 19 de Octubre de 2017 el gobernador de Córdoba, Edwin Besaile Fayad, sostuvo en el acto de creación de la RAP Caribe que “la Región Administrativa y de Planificación se convierte en una oportunidad para que esta región empiece a obtener la justicia social que merece, al tiempo de aprovechar su posición geográfica de cara al litoral, su densidad poblacional y su potencial agroindustrial”. Y agregó “Hemos sido aislados del resto del país, debido a un establecimiento centralista que nos ha dejado tan solo un canto de sirena en el olvido. Somos conscientes de que necesitamos jalonar nuestra historia hacia horizontes de paz, progreso y desarrollo. Por eso, los términos competitividad e infraestructura, movilidad social, transformación del campo, seguridad, justicia, derechos humanos y crecimiento verde, deben ser las estrategias territoriales dirigidas a la Región Caribe desde el nacimiento de la RAP”.

Pero el mandatario antioqueño no está solo, hoy el Presidente Iván Duque le acompaña en su intención de pertenecer a la RAP CARIBE y le ha pedido pista a uno de sus máximos impulsores, el gobernador de Atlántico Eduardo Verano de la Rosa, sabiendo que es una decisión que no puede tomar bajo su propia autonomía ningún departamento caribeño, sino que se debe hacer por consenso.

Ante esta situación las preguntas que nos surgen son: ¿Sí será conveniente que una decisión tan trascendental como esta la tomen gobernadores que están a punto de entregar sus mandatos? Y en particular en Córdoba será conveniente que la actual gobernadora, que no es oriunda de esta tierra nos represente en este escenario? Y qué ventajas y/o desventajas se podrían derivar para Córdoba considerando su ubicación geográfica que nos dejaría como un sándwich entre dos “potencias económicas”?