¡Puerto Escondido tiene doliente! Juan Carlos Burgos sorprendió al corregimiento El Arizal con 12 mil litros de agua potable

¡Puerto Escondido tiene doliente! Juan Carlos Burgos sorprendió al corregimiento El Arizal con 12 mil litros de agua potable

La temporada de sequía y el fenómeno El Niño tiene padeciendo a los cordobeses y, en particular, al municipio Puerto Escondido por el recurso natural más preciado: agua.

Una solicitud de ayuda hecha por habitantes del corregimiento El Arizal ante el desabastecimiento del líquido, y difundida a través de medios de comunicación locales, llegó a los oídos del abogado Juan Carlos Burgos, aspirante a la Alcaldía de éste municipio, quien, sin dudarlo, acogió el llamado y decidió responder con una sorpresa.

Unos 12 mil litros de agua potable llegaron al corregimiento para mitigar la crisis que padecen los vecinos de la zona, esto, pese a los contratiempos por una llanta que explotó en el trayecto.

Davinson Yépez, secretario de la junta de acción comunal de El Arizal, comentó a La Piragua que padecen desde hace dos meses por el vital líquido. Explicó que la comunidad contaba con un pozo pero se secó. “Tenemos dificultad con el agua potable, tomamos agua de las quebradas y de pozos por allí pero no es agua tratada”, dijo.

“El agua de los potreros algunos la hierven, le echan cloro… la usamos para beber, cocinar, bañarnos”, expresó. Asimismo, Yépez precisó que hasta ahora han solventado con un camión que llega a la zona y les vende la paca de seis bolsas de agua en 2 mil pesos y comenta que donde la familia es grande, y viven entre 15 o 20 personas, se compran hasta 5 o 6 pacas a la semana.

Por otro lado destacó que se han registrado algunos casos de diarrea y vómitos por el consumo del agua de los pozos porque no está tratada. En este sentido, instó a las autoridades a atender su necesidad y agradeció al Juan Carlos Burgos por su interés.

Maira Alejandra Puertas, habitante de El Arizal refirió que tratan de ahorrar el agua y se “marañean” para rendirla. Acotó que hay predios privados pero tienen prohibido recoger agua.

Al consultar con Burgos sobre qué lo motivó a realizar esta obra, explicó con sencillez que es oriundo de Puerto Escondido y por ello conoce a fondo las necesidades que tiene el municipio.“Verdaderamente se aprecia la necesidad del pueblo. Mira cómo corre la gente con los canecos, cómo vienen con los burros… esto me motivó a llevar a cabo esta labor de carácter humanitario, de carácter social”, expresó

Asimismo, comentó que está consciente de que es responsabilidad de la Alcaldía Municipal y del Gobierno local de cumplirle al pueblo, pero aseguró: “A nosotros nos duele esta gente y eso no nos impide que hagamos esta labor social por un pueblo necesitado que ya nos está agradeciendo. Es un poco de agua para mitigar su padecer”.

Llamó al Gobierno central, al gobierno local y a los entes territoriales para que miren la necesidad de este corregimiento en particular. Añadió que su proceder está
regulado por la Ley 1523 del 2012 y su fin mayor es el deseo de ayudar.

Cabe mencionar que aproximadamente 150 familias en la comunidad que incluye unos 250 niños resultaron beneficiados.

Por otro lado, el abogado aseguró que en Córdoba la situación se agudiza, pues sostiene que la corrupción al interior de las entidades de servicios públicos (tanto de agua, como de energía) está acelerando la crisis.

Afirmó que aunque el fenómeno del Niño y el innegable cambio climático tienen su cuota de responsabilidad, alcaldes, gobernadores y autoridades ambientales siguen eludiendo sus obligaciones y la inversión de recursos suficientes en el manejo adecuado del agua. “Han preferido atender las emergencias que prevenirlas, solo ponen pañitos de agua”, cuestionó.

Rechazó también que no se protejan las fuentes hídricas y el agua no sea tratada como recurso estratégico. “Más que un problema del clima, es un problema político”, concluyó.