¿Primera vuelta?

¿Primera vuelta?

El tema de moda y el que está marcando el paso de nuestra vida cotidiana hoy, es indudablemente, el debate electoral presidencial. Como nunca, en estos debates las redes sociales como medios de comunicación se han posicionado, sin que los medios tradicionales hayan perdido su fuerza, pues el fenómeno consiste en que ahora ambos se complementan, prueba de ello es que terminado el debate de la UNIVERSIDAD DEL NORTE EN BARRANQUILLA, éste se trasladó como una prolongación a TWITTER, donde los candidatos fueron más explícitos y menos prudentes para hablar de sus diferencias.

Una ligera mirada a su transcurrir nos da la idea de que la gavilla contra DUQUE no funcionó, igual, el árbol que tiene mangos, decimos por estos lados, es al que le tiran más piedras. Pero era lo menos que podía pasar, va primero en las encuestas y todos los demás candidatos lo identificaron claramente como el objetivo a derribar, pero este joven demostró que tiene madera, y que no será fácil, con lo atento que está, encontrar un error o una metida de pata que pueda llevar su campaña al descalabro y a una caída abrupta en las encuestas.

Creemos que los debates han tenido un gran equilibrio y se ha podido notar el talante de cada uno de los candidatos, con la excepción de algunas salidas someras en falso que han dejado notar las diferencias.

El lenguaje se va a endurecer a medida que se acerque la fecha electoral y el desespero de cada candidato para que haya una sola vuelta puede generar una GUERRA SUCIA que hasta ahora ha estado en rangos de tolerancia.

Necesitamos un debate transparente, para que se garantice, sin traumatismos, sea quien sea el ganador, una transmisión del gobierno, que esperamos sea el último para la historia donde haya PRESIDENTES reeligiéndose o usando descaradamente todos los medios del Estado para lograr como su objetivo principal la continuidad de su Gobierno.

Nada más repugnante que lo que han dejado las dos REELECCIONES PRESIDENCIALES: Los MINISTROS Y COLABORADORES más cercanos de URIBE presos o Fugitivos y los del período SANTOS, a la espera de los cambios que podrían generar una gran REVANCHA, en la que inclusive el mismo JEFE DE ESTADO podría salir afectado.

Estas elecciones son una prueba para decidir si nos encarrilamos como una democracia madura o continuamos como una REPÚBLICA BANANERA todavía en ciernes.