Se varó en Panamá carta en la que se pedía a EE.UU pruebas sobre caso Santrich

Se varó en Panamá carta en la que se pedía a EE.UU pruebas sobre caso Santrich

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) habría enviado una carta a Estados Unidos para pedir elementos probatorios en contra de alias Jesús Santrich, pero está jamás llegó al destino, pues al parecer se quedó varada en Panamá, razón por la que según se conoció este jueves, la empresa de correo deberá responder.

Este era un paso un clave para concretar la extradición del exguerrillero, la cual ha pedido el gobierno estadounidense desde el momento de su captura en abril de 2018, por su vinculación en el tráfico de 10 toneladas de cocaína desde Colombia hacia Miami. Su pérdida sugiere un riesgo también para su proceso en general, pues a la fecha ya se vencieron los términos que tenían los jueces para recibir la información.

La forma en la que la misiva se extravió, resulta para mucho inexplicable. En principio la JEP envió la carta a la Cancillería, y este organismo respondió indicando que la misma debía ser enviada al Ministerio de Justicia, se hizo el debido proceso y fue esta cartera quien consignó el documento por correo, a una empresa que en otras oportunidades ya ha sido contratada por el Estado.

La ministra de Interior, Gloria María Borrero, indicó que “desafortunadamente es cierto todo. A nosotros nos llegó la carta (de la JEP) el 3 de diciembre (…) Procedimos hacer lo que hacemos en todos los casos, que son como 100 al mes. Mandamos la carta por el servicio de 4-72. Hace tres o cuatro días pedí que me dieran la trazabilidad del envío y anoche me llamó la directora encargada a contarme que la comunicación todavía estaba en tránsito en Panamá y que hoy nos daban la razón por la que no había sido despachada a Estados Unidos”.

“Nosotros tramitamos 180.300 extradiciones al año a través de ese correo. Es la primera vez, dicen las personas del ministerio, que eso nos sucede”, explicó Borrero y aseguró que ella misma se encargará de recuperarla y entregarla a manos del fiscal norteamericano.