Se hundió proyecto que daría a las víctimas 16 curules en el Congreso

Se hundió proyecto que daría a las víctimas 16 curules en el Congreso

Por falta de quórum decisorio y de consenso entre los partidos políticos, el pasado miércoles 14 de noviembre, se hundió en la plenaria del Senado, el proyecto que atribuiría 16 curules a víctimas del conflicto armado en Colombia. Así lo informó el ente legislativo mediante un comunicado oficial, en el que se explica que “se convocó para el próximo lunes, a las 4 de la tarde, para un debate de control político, lo que indica que por falta de tiempo se hunde esa iniciativa”.

Una de las intervenciones más destacadas durante la plenaria fue la de la senadora por el partido Centro Democrático, Paloma Valencia, quien en nombre de su bancada expresó que “Estamos firmes en las posiciones que representamos, Invitamos a este Congreso a reconocer que este partido representa la mayoría democrática. La mayoría democrática le dijo No a los acuerdos e insiste en necesarias modificaciones por el bien de Colombia, por el porvenir de Colombia y por la verdadera paz de Colombia”.

Y es que esta bancada (la oficial de Gobierno), es la señalada de ser la principal responsable en que este proyecto de acto legislativo no avanzara. El senador del partido de LA U, cuya intervención dio inicio al debate, manifestó que “queda claro que el Centro Democrático prefirió sacrificar lo que para ellos es la seguridad jurídica de unos militares, con tal de hundir las curules de las víctimas”.

Pero este no es el único de los señalamientos, dado que muchos de los congresistas consideraron la decisión como una violación a los acuerdos establecidos en La Habana. Tal fue el comentario del también senador Armando Benedetti, quien puntualizó que se trató de un acto “perfidia” repleto de “incumplimiento”.

El encargado de defender al Centro Democrático de todos estos señalamientos, fue el senador Álvaro Uribe, quien atribuyó la responsabilidad a los ponentes del proyecto, quienes –a su juicio- obstaculizaron su trámite al no acceder a reducir las curules a la mitad de la cantidad, es decir, quedar sólo en ocho.

“Nos iban a poner en el problema de votar 16 curules que seguían alegando que corresponden al acuerdo de paz de la Habana cuando jurídicamente ya no correspondían”, dijo Uribe.

En conclusión este proyecto que buscaba dar voz legislativa a 16 representantes de los millones de colombianos que son víctimas de los más de 50 años de conflicto armado, quedó sin efecto y, por tanto, los afectados sin sus puestos en la Cámara, con los que aportarían a la hechura de las leyes.