Polémica entre comunidad y Aguas del Sinú por la construcción de un pozo séptico

Polémica entre comunidad y Aguas del Sinú por la construcción de un pozo séptico

La comunidad del barrio Fátima en Garzones, están en desacuerdo con el hecho de que la empresa Aguas de Córdoba construya un pozo séptico en esta localidad, ya que este traería graves problemas para los habitantes, tales como enfermedades de la piel, enfermedades respiratorias entre otras, por la emanación de los malos olores en el momento en que este se rebose.

Pese a que este punto de recolección de aguas servidas y materias fecales cuenta, según los diseños, con una profundidad de aproximadamente de 6 metros de fondo por 5 metros de área, y tendrá dos motobombas que bombearán estos residuos a la laguna de oxidación que se encuentra muy cerca del lugar, los vecinos dicen que esto les trae problemas.

La comunidad le envió a la doctora Gloria Cabrales un comunicado con varias firmas de los habitantes, donde le expresan que este pozo no lo construyan en el barrio, porque existen otros lotes aledaños donde se pueden hacer, y no traería consecuencias graves para la población.

En la carta a la directora de Aguas de Córdoba, los firmantes manifiestan que ellos han sido enterado de este pozo a última hora, y que este estaría construido en frente de muchas casas residenciales, los cual traería perjuicios irreparables para las familias cercanas al lugar.

Pese a que el ingeniero constructor, reunido con la comunidad, ha expresado que este pozo séptico quedaría sellado y que por tanto no emitirá olores; que dos motobombas internas se accionarían automáticamente para enviar el material hacia la laguna de oxidación.

Pero la comunidad tiene varios interrogantes:

1 Por donde arreglarían las motobombas cuando estas se dañen?
2 que pasaría el día que fallen las motobombas

Manifiestan que necesariamente tendrían que dejar una puerta de entrada para el mantenimiento y por allí se saldría el agua sucia y mal oliente, por otro lado, dicen las familias afectadas que ellos no se oponen al progreso del sector, pero que las cosas se hagan bien hechas y que lleguen a un punto de concertación entre las partes y que ninguno de los dos salgan perjudicado.