El respeto es la base de la convivencia social

El respeto es la base de la convivencia social

Por: Adolfo José Pastrana Pastrana

Como seres humanos es casi imposible no relacionarse con otras personas ya que todos necesitamos relacionarnos con los demás. Desde el momento en que nacemos y llegamos a un hogar empezamos a experimentar nuestro primer encuentro de convivencia. No hay nada más cierto sobre el ser humano que el hecho de que no es solitario, sino social. Esto quiere decir que es necesario poder rodearnos de los demás para desarrollarnos como seres humanos y vivir mejor. Cuando hablamos de una coexistencia entre personas pacíficas y en armonía en un mismo espacio, hablamos de la convivencia; en la cual debe de existir una consideración y respeto por los demás individuos, siempre siendo solidarios.

Para lograr esto es importante afianzarnos o seguir unas normas de convivencia que impliquen poder seguir ciertos valores que son indispensables para lograr coexistir de manera pacífica. Siempre respetando la manera de pensar diferente, la religión, nacionalidad, cultura, genero, orientación sexual o razas distintas a la nuestra.

Colombia es un país, que como en todos los pueblos latinoamericanos que se respete somos desordenados, indisciplinados y más aún somos irreverentes y malcriados, que para lograr adaptarnos a un nuevo sistema se nos dificulta.

El 29 de julio de 2016 el gobierno nacional a través del decreto 1801 mediante el cual se expide el Código Nacional de Policía y Convivencia. Las disposiciones previstas en este Código son de carácter preventivo y buscan establecer las condiciones para la convivencia en el territorio nacional al propiciar el cumplimiento de los deberes y obligaciones de las personas naturales y jurídicas, así como determinar el ejercicio del poder, la función y la actividad de policía, de conformidad con la Constitución Política y el ordenamiento jurídico vigente.

Esta ley a mi modo de ver, es la carta de navegación que regula el comportamiento del hombre en sociedad, es lo que nos va a permitir a ser ciudadanos; desafortunadamente el irrespeto y la intolerancia han primado por encima de la implementación de esta norma.

Para ser más específicos vemos como la fuerza pública (policía) en su afán de cumplir órdenes y hacer cumplir la ley, terminan en cada operativo en una verdadera batalla campal que termina en violación a los derechos humanos y el derecho al trabajo de los ciudadanos. Y por otro lado la comunidad con el desconocimiento total de la norma y con un agravante llamado IRRESPETO, cree que debe hacer valer sus derechos a la fuerza.

Aquí lo que hace falta es una campaña masiva de concientización a la comunidad acerca de los deberes y el papel que cumplimos en la sociedad como constructores y generadores de progreso, y se necesita por parte del gobierno políticas de desarrollo social sostenible, para así tener argumentos al implementar la recuperación del espacio público y disminuir la informalidad laboral de los colombianos.

El mensaje a la fuerza pública y agentes de la policía, ustedes son los representantes de la comunidad son el enlace entre el gobierno y el pueblo, no abusen de sus funciones; y a los ciudadanos de a pie, recuerden que el respeto es la base de la convivencia de una sociedad, “trata a tus semejantes de la misma manera como te gustaría que te traten”