Del asalto al Palacio de la Pantaleta y otros escritos

Del asalto al Palacio de la Pantaleta y otros escritos

Una crónica roja típica de las secciones judiciales de noticieros y periódicos de Montería se parece muchísimo a la situación política regional con que Colombia recibe al año 2019.

Por Jhon Jairo Armesto Tren*

Espero que los editores de este prestigioso diario LA PIRAGUA con el que vamos el primer año de vinculación, no me cuelguen de algún árbol del Parque de la Ronda del río Sinú, previa golpiza de un toro de corralejas, pero para esta columna y el punto que desarrollaré, tomaré un reporte de redes sociales de la competencia, que circula en las redes sociales el día de hoy en el diario El Telégrafo, sobre un robo ocurrido el pasado 1 de enero en la zona comercial del centro de Montería, dignas para llamar al superhéroe costeño Butiman o a la Comisión de Acusaciones de la Cámara, ya que con las restricciones continuistas al porte de armas nos esperan más escenas como estas. Cito la noticia en cuestión:

“Vándalos robaron $45 millones de pesos en un almacén de Montería
Los hechos ocurrieron el pasado 1ro. de enero en el centro de Montería, más exactamente en el Palacio de la pantaleta, ubicado en la calle 35 con carrera segunda.

Haciendo un hueco en la pared, los delincuentes ingresaron al almacén y violentaron la caja fuerte llevándose la gruesa suma de dinero, lo impactante es que los sujetos se encontraban hospedados en un hotel contiguo al lugar y nadie se percató se ningún ruido mientras ejecutaban el robo.

Las autoridades investigan los hechos inspeccionando las cámaras de seguridad del almacén y del sector para identificar a los responsables”.

De manera cierta y desafortunadamente, la crisis moral, de seguridad ciudadana y política en Córdoba y Sucre no es muy diferente al resto del país. Se avecinan unas duras elecciones, en que el sentido común, y la unión entre el pueblo trabajador de base más las nuevas generaciones de talentos profesionales que han tenido que migrar a Barranquilla, Medellín o Bogotá para poder ejercer sus desarrollos