Naruhito es el nuevo emperador de Japón: Da inicio a la era Reiwa

Naruhito es el nuevo emperador de Japón: Da inicio a la era Reiwa

Después de casi dos siglos surge un nuevo hecho que marca la historia y el nacimiento de una nueva era moderna en la casa imperial de Japón, llamada como la “Casa del Crisantemo”, una de las realezas más antiguas y con más tradición en el mundo.
Naruhito, primogénito del soberano Akihito, se convirtió este martes en el emperador japonés, abriendo una brecha entre la era Heisei y el nacimiento de una nueva etapa llamada “Reiwa” (Bella armonía).

El nuevo emperador, tendrá un importante reto como mantener el difícil balance entre las tradiciones de una dinastía milenaria y su voluntad de acercar la familia imperial a la vida moderna y a la realidad que se vive actualmente.

Naruhito, hombre de 52 años anteriormente había expresado su preocupación, al igual que su padre Akihito, sobre cómo asumir el papel de Japón. En 2015 reflexionó sobre la importancia de que los japoneses «miren con humildad» las épocas pasadas, sin esconder los abusos cometidos por el ejército imperial durante la primera mitad del siglo XX.
La era Reiwa, la época que promete el orden y la armonía. En la etapa moderna, Japón ha vivido cuatro eras: Meiji, o “gobierno iluminado” (1868-1912); Taisho, o “gran legitimidad” (1912-1926); Showa, o “paz y armonía” —la nueva era de Naruhito es similar a la era de su abuelo Hirohito, el carácter wa o armonía”—, entre 1926 y 1989, y la actual, Heisei, o “logro de la paz”. La era Heisei termina hoy, cuando el emperador Akihito renuncie oficialmente al trono.

Esta nueva etapa se proyecta como “ el nacimiento de una civilización donde seres conviven en armonía”. El primer ministro, Sinzo Abe, explicó metafóricamente que el Reiwa “es un poema clásico que versa sobre flores de ciruelo que brotan un crudo invierno”, lo que marca el surgimiento de una era de esperanza.

“Nuestra nación se enfrenta a un gran punto de inflexión, pero hay muchos valores japoneses que no deberían desvanecerse (…) la cultura de nuestra nación nace y se nutre de los corazones de las personas que están hermosamente unidas”, concluyó el primer Ministro .

Por su parte, Kenneth Ruoff, director del centro de estudios japoneses de la Universidad de Portland, indicó que «en numerosas ocasiones señaló (el nuevo emperador) que la casa imperial siempre había tenido que cambiar con las transformaciones de la sociedad. No esperemos, por tanto, que sea una réplica exacta de su padre, aunque haya una cierta continuidad».