La Inquisidora

La Inquisidora

Desde hace ya un buen tiempo, los monterianos y muchos cordobeses vienen presentando quejas por la mala atención y problemas que se presentan en la oficina de instrumentos Públicos ubicada en el centro de Montería.

 

Los abogados, y hasta sus mismos clientes son los afectados por esta situación, donde las largas filas, la negligencia de sus trabajadores y la demora para entregar los papeles requeridos es el pan de cada día, de todas las personas que  llegan a hacer trámites de sus bienes inmuebles.

 

Según la ley 1579 de 2012 decretada por el Congreso de la República, el registro de la propiedad inmueble es un servicio público prestado por el Estado por funcionarios denominados Registradores de Instrumentos Públicos, en la forma aquí establecida y para los fines y con los efectos consagrados en las leyes.

 

Cabe aclarar que, el registro de la propiedad inmueble tiene como objetivos básicos algunos de  los siguientes, Artículo 2º de la misma ley:

 

  1. Servir de medio de tradición del dominio de los bienes raíces y de los otros derechos reales constituidos en ellos de conformidad con el artículo 756 del Código Civil.
  2. Dar publicidad a los instrumentos públicos que trasladen, transmitan, muden, graven, limiten, declaren, afecten, modifiquen o extingan derechos reales sobre los bienes raíces.
  3. Revestir de mérito probatorio a todos los instrumentos públicos sujetos a inscripción.

 

Muchas personas de la ciudad y del departamento, ratifican que este lugar es un caos, que esto se viene presentando desde el año 2014, que no hay orden, que ante todo hacen lo que les da la gana, a la hora de entregar los certificados que son labores propias de su trabajo. Los abogados que llegan a realizar sus diligencias también.  comentan que son muy inquisitivos al momento de realizar cualquier proceso en esta oficina,  que se pegan de lo mínimo como excusa para no realizar bien su trabajo y entregar  los documentos como se requieren, a los cuales las personas tienen derecho.

 

Hoy todos se quejan del trabajo de su Directora Edna Marisol Rugeles Niño, y sus trabajadores, siendo la piedra en el zapato de los tramitadores, y donde la palabra clave de los que allí llegan es, que todo es una  “mamadera de gallo”.

 

El diario La Piragua visitó las instalaciones y notó las irregularidades que se tienen en sus oficinas, solicitamos a la Directora y nos dijeron que no estaba.

 

Hoy hacemos un llamado importante a los entes reguladores, y entidades públicas encargadas a que mejoren el servicio y se atienda como se debe.