El monteriano promedio gasta más en pasajes que lo que recibe por auxilio de transporte

El monteriano promedio gasta más en pasajes que lo que recibe por auxilio de transporte

Desde el pasado martes 5 de marzo, el costo del pasaje en autobús en Montería subió de $2.200 a $2.400, y quedó en $1.500 para los estudiantes. Según la Administración municipal este incremento se dio luego de un año con una tarifa congelada y se llegó a tal cifra tras el análisis de un estudio técnico que se realizó previamente.

El equipo reporteril de Diario La Piragua realizó un recorrido por el centro de la ciudad a fin de indagar entre el colectivo sobre cómo fue tomado este incremento y la manera en la que se hizo el reajuste de distribución de ingresos. El factor común predominante entre los entrevistados es que aunque se trata tan sólo de $200, ellos multiplicados por cinco o seis días a la semana y de dos a cuatro veces al día, tienen en el bolsillo un impacto significativo.

Otra de las apreciaciones es que el gasto mensual viene siendo mayor a lo que reciben como auxilio de transporte quienes ganan sueldo mínimo, tomando en cuenta que este con un 10% más que en 2018, se ubicó en $97.302, siendo la totalidad del salario $925.148.

La cuenta sería la siguiente: Un monteriano que pague dos pasajes desde y hacia su trabajo, estaría gastando al día en transporte $4.800, lo que multiplicado por seis días a la semana (que es lo más común), se traduce en $28.800, y esto adicionado a los otras tres semanas que conforman cada mes, da un total de $115.000, es decir, $17.898 más que el auxilio.

El escenario sería peor para aquellos cuyos trabajos tienen distancias lejanas de sus lugares de residencia, ya que gastarían $9.600 por cuatros pasajes al día, lo que supera al mes los $200.000, y aunque la empresa Metrosinú implementó la modalidad de transferencia, que no es más que un trasbordo sin costo adicional, no todos los ciudadanos de a pie gozan de este privilegio.

Al respecto, Mariana Manjarrez, quien reside en el barrio Furatena, al sur de la ciudad, indicó a este medio que el segundo caso expuesto es el de ella, por lo que la afectación en su bolsillo se le hace hasta cierto punto difícil de controlar.

“Gracias a Dios que no tengo hijos y que vivo en un barrio de estrato muy bajo, por lo que pago poco arriendo, sino no sé cómo haría”, manifestó Manjarrez.

“Pues si uno se pone a ver el aumento no es nada, qué son 200 pesos, la cosa es que uno que es ciudadano de a pie agarra hasta dos y cuatro buses al día para ir al trabajo o hacer una que otra vuelta, entonces allí es en donde se va haciendo el bultico y uno al final del mes dice ‘cule matá me están dando los pasajes’”, explicó otro monteriano abordado en el parque Laureano Gómez, identificado como Ángel Martínez.