Vivimos del rebusque

Vivimos del rebusque

Nueva Jerusalén: En este barrio la gran mayoría de los habitantes se encuentran en zonas de alto riesgo, en lugares no permitidos ni aptos para la construcción de viviendas, esto trae problemas de anegamientos en sus viviendas cuando llegan las lluvias, también es cotidiano encontrar la proliferación de animales roedores, en muchos casos serpientes que salen por las inundaciones buscando un lugares más secos, y esto ocasiona que se metan a las viviendas poniendo en riesgo la vida de las personas.

Las condiciones de vida de estas familias se puede catalogar como de extrema pobreza, ya que en su mayoría son desplazados de otros lugares del departamento, por los problemas que vive el país en cuanto a la violencia generada por grupos armados llámese guerrilla o bandas criminales.

Obviamente este flagelo se está incrementando más cada año y los gobiernos en ocasiones no les da una mirada para mitigar un poco su modo vida, estos asentamientos no tienen la posibilidad de unas buenas calles de acceso, el alcantarillado en parte no se encuentra al 100%, de igual forma la luz eléctrica es escasa obligando a muchos de ellos a conectarse de forma fraudulenta y peligrosa.

En cuanto a la seguridad se puede decir que es el pan de cada día, no solamente son los atracos y las riñas, sino la intolerancia de los mismos habitantes que seguramente por el mismo cambio de vida obligados por los desplazamientos generados por sectores armados desde los campos de Colombia, estas personas se encuentran con un modus vivendi diferente y no logran adaptarse al bullicio y la rutina de las ciudad, y obviamente chocan con los que son citadinos, por otro lado tienen que convivir con sectores armados que se pelean el territorio.

Otro gran problema, es que viven a diario con la falta de empleo y tienen que recurrir al rebusque, como vendedores ambulantes y seguramente con muy poco dinero para lograr llevar un sustento digno para sus familias ganándose muy poco dinero, en ocasiones muchas de estas personas sólo logran sobrevivir con 8 y diez mil pesos diarios para mantener una familia numerosa en muchos casos viene