Mi ex-mujer tiene problemas mentales

Mi ex-mujer tiene problemas mentales

En la edición 119 el Diario La Piragua publicó un caso insólito de desalojo que se presentó en la Manzana 213 con lote 6 en el barrio Cantaclaro, ubicado al sur de Montería, hasta donde tuvieron que hacer presencia unidades de la Policía Metropolitana y funcionarios de la casa de Justicia, puesto que una mujer aseguraba estar siendo maltratada por sus dos hijos y el exesposo debido a que ellos reclamaban su vivienda y no iban a permitir que la mujer procediera a construir una pared en señal de división de la casa.

La mujer afirma haber trabajado muy duro y por muchos años con el fin de comprar la vivienda en el barrio antes mencionado, sector la Unión, y de la noche a la mañana, su exesposo, quien al parecer tiene problemas, y sus dos hijos han decidido obligarla a la fuerza a desalojar su propia casa.

“Me fui a trabajar a Bogotá para comprar mi casa y me lleve a dos de mis hijos y ahora cuando vuelvo me encuentro con este problema, que mis otros dos hijos mayores y mi exmarido quieren que desaloje la vivienda y yo eso no lo voy a hacer, solamente quiero tirar la pared para dividir la casa, yo no quiero tener problemas con ellos y buscar que me maten, porque ellos son muy problemáticos, pasan es tomando y no están pendientes de los servicios de la casa, por esa razón yo no les voy a dejar la casa que con tanto esfuerzo me conseguí para que ellos hagan lo que les dé la gana, por eso acudo a los entes de control correspondientes para que sean ellos quienes me ayuden a solucionar”.

Ante esta situación, el esposo de la señora, se acercó hasta las instalaciones del diario para dar su versión y manifestar que el proceso de división de la vivienda viene desde hace varios años, incluso han ido a Casa de Justicia con el fin de llegar a un acuerdo pero apenas salen de las instalaciones todo se vuelve a convertir en problema y discusión.

En los últimos días, la señora, quien además es propietaria de la vivienda igualmente decidió realizar un trabajo en la casa que quedó inconcluso y la ha dejado insegura y expuesta a que los ladrones ingresen fácilmente, según manifestó su ex-esposo, “aun sabiendo que no tiene plata, mandó a romper la pared y ahora los demás que vivimos en la casa nos sentimos inseguros con ese hueco que hizo. Desde que mandó a hacer eso nunca más ha ido por la casa, lo único que pedimos es que solucionemos la división de la casa por las buenas, no quiero seguir teniendo ningún tipo de problemas con mi ex-mujer”, sostuvo el hombre.

Sobre la aseveración de la mujer de haber sido víctima de agresión física y verbal, el hombre se pronunció asegurando que nunca la ha agredido físicamente pero que sí muchas veces le ha gritado y han tenido discusiones por ideas en las que no han estado de acuerdo, pero sí exige que su exmujer diga la verdad y no difame su nombre, diciendo que le ha pegado y que es consumidor de sustancias alucinógenas.

“Muchos vecinos me han dicho que la lleve hasta una clínica psicológica porque piensan que ella no está en sus cinco sentidos bien puestos, en ocasiones dice incoherencias que después no se acuerda, como por ejemplo decir que mis hijos y yo somos unos marihuaneros, cuando eso es totalmente falso, nunca en mi vida he consumido ninguna sustancia, yo no he querido llevar ese caso con abogados por mis hijos que me han dicho que deje eso así, pero no voy a permitir que ella me difame”.

 

Hasta el cierre de la edición el conflicto de parejas por la vivienda no se ha solucionado, pese a que las autoridades han tomado cartas en el asunto pero los propietarios no han podido llegar a un acuerdo donde salgan beneficiadas ambas partes.