“Los políticos nos visitan solo cuando quieren votos”: Habitante del sector

“Los políticos nos visitan solo cuando quieren votos”: Habitante del sector

Es una constante, en la mayoría de los barrios del sur de Montería, donde la falta de cultura ciudadana, y lo peor, el descuido de las administraciones , de no invertir en el saneamiento básico, vías de acceso, mejoramiento en calidad de vida, seguridad para sus pobladores, entre otros aspectos, según la señora Mirian que vive en la manzana 2 lote 1 del barrio Villa Paz, que está al fondo del barrio Furatena, únicamente se ve a los políticos cuando van a buscar votos para las elecciones.

Villa Paz es uno de los barrios, que desde sus inicios ha sido víctima de la desidia y el abandono por parte de muchas administraciones. El rebosamiento de las aguas de alcantarilla, que no tienen por donde correr por falta de cunetas, que traen consigo enfermedades respiratorias, y brotes en la piel es el común denominador en la población especialmente en los niños.

Otro mal que existe son las calles principales que casi nunca permanecen secas, primero por el desborde de aguas puercas en época de verano debido a que las aguas contaminadas van directamente a la calle, y cuando llueve peor aún, quedan completamente llenas de lodo y huecos que no permiten el libre desplazamiento al interior del barrio.

Dicen habitantes que ellos de su bolsillo tienen que sacar dinero para comprar escombros o balasto, para medio arreglar estas vías de acceso a este barrio, por esta razón los taxistas no quieren llegar hasta este lugar porque los taxis se exponen a sufrir daños, y los que se arriesgan cobran hasta 12 mil pesos por carrera.
Se preguntan habitantes de Villa Paz dónde está la administración local?, dónde están los líderes del barrio?, donde están los de la junta de acción comunal? que son totalmente inoperantes en la solución de estos problemas que continuamente están sufriendo los habitantes de Villa Paz.

Algunos líderes y Juntas de Acción Comunal al parecer se lucran a título personal, y descuidan los deberes que tienen con sus comunidades, antes de ser elegidos son los que más hablan y critican todos los males del barrio y después que son elegidos se convierten en sordos, y ciegos, ya no ven los problemas de su comunidad y se infectan con el síndrome de la burocracia.