LOOR A LOS PIONEROS DE “LA GRANJA”

LOOR A LOS PIONEROS DE “LA GRANJA”

APUNTES DE “PACHO” MENDOZA

Origen de la vivienda popular en Montería

La lucha popular que se dio en Montería, en procura de un techo propio comenzó por un pedazo de tierra donde construir una vivienda, iniciándose con la invasión del predio, donde hoy se levanta el Barrio 14 de Julio. Esto data del año 1958. Ello implicó que un grupo de dirigentes populares encabezados por Fidel Cansino, decidieron que la única forma de conseguir un lote para vivienda, era mediante la ocupación de hecho. Aquella determinación de origen popular, sirvió de motivación y ejemplo a miles de familias que vivían hacinadas en inquilinatos esparcidos en la Montería de finales de la década de los años 50 del siglo pasado, orientados por líderes populares que se sumaban a los entonces nacientes Comités de Vivienda que cada día se constituían en los Barrios Colón, Balboa, Panamá, Montería Moderno, Nariño, Sucre y el recién fundado sector de Pueblo Pescao. Al mismo tiempo que defendían el pedazo de tierra invadido en el sector que pasó a llamarse 14 de Julio, muchos de los ‘invasores’ daban apoyo a los Comités que se iban creando en la ciudad, con el objetivo de presionar al gobierno en procura de que se diera pronta solución al problema de la falta de vivienda.

Sobresalieron como líderes de los comités provivienda Luis Areniz Cárdenas, Josefa Padilla, Luis Avendaño, Fidel Cansino (uno de los líderes del barrio 14 de Julio), Edgardo Nieto Visbal, “El Indio Ruiz”, Manuel Lucío Páez, Eudaldo Mesa, José Miguel Suárez Berrío, Rafael Luis de León, Víctor Forero Padilla, “Murillo”, Casiano Martínez, Nacira Agámez de Avendaño, Rafael Martínez, Pedro Sarmiento y tantos más que antes y después de la fundación de la Granja, lucharon por el mejoramiento de las condiciones de vida de sus habitantes. Recordemos por ejemplo a Mercedes Velásquez, “la Mona”, así como a “Barranquilla” y muchos más que también supieron llevar por mucho tiempo el estandarte que portaron inicialmente los pioneros del populoso “Barrio La Granja”, sin cuya acción no hubiera sido posible que miles de familias lograran resolver el problema de la falta de un techo propio. A todos ellos, el justo reconocimiento por ese gran triunfo del pueblo.

La Ley “Sotomayor”: Luz Verde para La Granja: La gran evasiva del momento (1959) que pretendía dar al traste con las justas aspiraciones de los destechados de Montería era la falta del terreno donde ubicar tantas familias sin vivienda. El único predio hacia el cual apuntaban todos era el de los terrenos de la Granja Experimental Agropecuaria de Montería, del Ministerio de Agricultura situada al sur de la ciudad. Inicialmente hubo conversaciones por parte de los entonces Representantes a la Cámara Edmundo López Gómez y Germán Bula Hoyos con funcionarios del Instituto de Crédito Territorial, mediante memoriales enviados al Inscredial y al Ministerio de Agricultura, por los miembros del comité Pro-vivienda sin lograr respuestas satisfactorias. El Ministerio de Agricultura propuso vender las 70 hectáreas de las que se hablaba inicialmente, pero funcionarios del Inscredial aducían que no había el dinero necesario para la compra de los terrenos.

Cuentan testigos presenciales que al término de una reunión de Acción Católica, a instancias de Monseñor José de Jesús Pimiento, obispo de la Diócesis de Montería, surgió la gran promesa para la solución del problema de las gentes sin techo. Se trataba el asunto pero no como problema que había que resolver, sino como asunto de “Orden Público”, Pero había voces preocupadas y dispuestas a considerar el asunto como debía ser, con disposición a darle adecuada solución. Entre ellas, la de Rafael Yances Pinedo (entonces alcalde de Montería) y Alfonso Sotomayor Torrente, Representante a la Cámara, quien cumplió su promesa de presentar un proyecto de Ley mediante el cual la Nación cediera a título gratuito al Inscredial, no solo las 70 hectáreas de que se hablaba, sino las 140 que comprendía el predio del Ministerio de Agricultura. Y a finales de 1959 el Congreso de la República expidió la Ley 104 que permitió la solución del problema de vivienda de Montería, naciendo así el “Barrio La Granja”. Aún se sigue considerando que sin la presencia de Rafael Yances Pinedo en la Alcaldía en 1960, el proceso que dio origen al Barrio La Granja, no hubiera tenido los resultados logrados, pues además de cumplir con el deber de atender los clamores de la comunidad, supo darle la interpretación que merecía el problema social que implicaba la falta de vivienda de miles de familias desplazadas por la violencia de los años 50 que en su mayoría procedían del Alto Sinú.

Después surgieron otros problemas no menos graves: presiones de inaplazable solución, como eran los servicios públicos, la salud, la educación y las vías de comunicación (calles) que se presentaban a medida que los adjudicatarios de lotes iban construyendo sus casas. La entrega de los lotes se cumplió a las 3 de la tarde del 15 de Mayo de 1960, por parte de la regional del Instituto de Crédito Territorial, que había entrado a funcionar en Montería en Enero del citado año.

Los registros históricos del entonces Instituto de Crédito Territorial señalan que entre los primeros adjudicatarios beneficiados estuvieron: Luisa Avendaño Zumaqué, Perfecto Maza, Dagoberto Peña, Pedro Ríos y Joaquín Arrieta