LO BUENO Y LO MALO DE LOS RESIDUOS ELECTRÓNICOS

LO BUENO Y LO MALO DE LOS RESIDUOS ELECTRÓNICOS

APUNTES DE “PACHO” MENDOZA

“El reciclado de los residuos electrónicos permite recuperar minerales y materiales escasos”.

Esto, se ha dicho con mucha frecuencia en los últimos tiempos, especialmente por una franja no tan voluminosa de la población, principalmente por los llamados ecologistas, mas no con el conocimiento necesario por parte de los educadores que tienen la oportunidad de una audiencia numerosa y bastante permanente, como son los estudiantes, para que se cree la conciencia necesaria en toda la población, y se ponga en práctica la cultura del reciclaje, especialmente de los residuos tóxicos y perjudiciales para la salud de las personas, además de que el buen manejo de muchos productos desechados, representan ingresos a una gran población, como son los recicladores.

Lamentablemente, un alto porcentaje de la población no ha recibido orientación sobre la importancia de dar un buen manejo a los residuos sólidos, para tratarlos con fines de reciclaje para que puedan ser nuevamente utilizados por la industria que los pueden convertir en nuevos productos que además de generar ingresos a la cadena intermedia, pueden ser retornados a las industrias y a los consumidores, al tiempo que se evitarían los resultados negativos para la salud, cuando dichos residuos no son objeto de un tratamiento adecuado para la salud de la población evitándose así, los impactos y efectos negativos en la salud.

Veamos algunos aspectos que genera el mal uso o manejo de la llamada basura electrónica: Está formada por las computadoras, teléfonos celulares, televisores y electrodomésticos que fueron desechados o descartados. Las pilas y baterías constituyen la porción más tóxica de estos residuos, ya que contienen componentes como zinc, óxido de manganeso, mercurio o plomo y son sumamente perjudiciales para el ambiente. Al respecto, resulta conveniente señalar que este tipo de desechos constituye la porción de los residuos sólidos urbanos que más creció en las últimas décadas. Principalmente, por la innovación tecnológica, que posibilitó que sean hoy baratas y fácilmente utilizables en la vida cotidiana, a diferencia del principio que eran caras y orientadas a un público especial y reducido. Estos residuos aportan la mayor cantidad de metales pesados y sustancias contaminantes al ambiente.

Cada día se reitera que “Los rellenos sanitarios y basurales a cielo abierto reciben hoy gran parte de los residuos electrónicos que descartamos: teléfonos celulares, pilas, baterías, computadoras y cámaras fotográficas son desechados como parte de los residuos sólidos urbanos domiciliarios sin ningún tipo de tratamiento. El impacto de la contaminación de este tipo de basura está en directa relación con la composición química que los aparatos electrónicos poseen: una mezcla compleja de cientos de materiales, muchos de los cuales contienen metales pesados (plomo, mercurio, cadmio, berilio) y químicos peligrosos.

Finalmente, no olvidemos que los residuos electrónicos que terminan en basurales o rellenos sanitarios sin una adecuada gestión, contaminan el suelo y las napas de agua (son capas de agua subterránea ubicadas a diferentes alturas en el perfil del subsuelo que son susceptibles de ser alcanzadas por contaminantes, que afectan el aire y la salud de las comunidades vecinas.