Llegó la hora de la consulta

Llegó la hora de la consulta

Los colombianos tenemos mañana domingo una gran responsabilidad con el país, ya no se trata de elegir el candidato de nuestra predilección a un cargo en el gobierno o en las corporaciones públicas, el reto mañana consiste en definir cuál es la senda que queremos trazar, el camino que queremos abrir, o la lucha que queremos dar para enfrentar con decisión un flagelo, que crece cada día y amenaza con socavar y destruir los cimientos de nuestra sociedad.

La corrupción, ha dicho el hoy ex-contralor Edgardo Maya, se apropió de cerca de 50 billones de pesos de los recursos destinados por el Gobierno colombiano para financiar los proyectos y programas destinados a mejorar los servicios de salud, de agua potable, la educación, las vías etc., de la población más vulnerable, que representa el 30% de los habitantes de nuestro país, algo así como 15 millones de colombianos.

A la corrupción podemos atribuir entonces los cordones de miseria que vemos diseminados en casi todas las regiones del país, la muerte de cientos de niños en la Guajira, el bajo nivel de escolaridad en la educación secundaria y superior, el desempleo galopante, los bajísimos indicadores en la atención en salud, y en fin, la cabalgante pobreza que nos posiciona como uno de los países de mayor inequidad en el continente y en el mundo.

Votar para disminuir el salario de los congresistas es reafirmarnos en un acto de justicia al mirar el panorama que hemos descrito, endurecer las penas para los funcionarios corruptos es enviar un mensaje a las nuevas generaciones sobre el castigo que le espera a quienes traicionen la confianza del pueblo, propender porque los mecanismos de contratación pública sean cada vez más transparentes es reconocer que queremos una sociedad en donde los valores morales y la honestidad sean principios de vida, obligar a congresistas y funcionarios públicos a concertar con las comunidades la inversión de los recursos públicos es ni más ni menos que reconocer el derecho que tenemos los ciudadanos de participar en las más trascendentales decisiones del Estado, en fin, votar por la consulta popular este domingo es darle a Colombia una valiosa oportunidad para reivindicarse frente a sus hijos.

No se trata como sugieren algunos mensajes en las redes sociales de votar en contra del Gobierno del Presidente Duque, sino al contrario de facilitarle el camino que debe transitar en estos cuatro años, para hacer realidad las promesas que hizo durante su campaña y ayudarle a que pueda reivindicar una de sus principales propuestas: “Yo quiero ser el presidente de la visión de futuro, donde no nos quedemos en debates anacrónicos de izquierda y derecha, sino que miremos hacia adelante. Ese es el país que quiero que me acompañen a construir con determinación”.

Pero si hay alguna pregunta que te causa dudas, no la respondas, vota las que en conciencia consideras que apuntan directamente al corazón de la corrupción y la inequidad para eliminarlas de nuestro ordenamiento constitucional y legal.

La hora de poner nuestro granito de arena en la construcción de un país mejor ha llegado…votando este domingo la consulta anticorrupción demuestras que amas a tus hijos, a tus nietos, que amas la democracia, que amas a Colombia.