En Ciudad de México un increíble caso se registró en un hospital donde una mujer lde nombre Gloria, de 37 años,llegó pidiendo auxilio a los doctores porque, según dijo, estaba embarazada, tenía dolores intensos en el vientre, el bebé no se movía y tal vez necesitaba que le fuera practicado un aborto.

En una primera revisión los médicos no pudieron detectar los latidos del bebé, de modo que le practicaron unas radiografías y encontraron “bultos extraños” que no pudieron identificar. Para su mejor atención, los médicos enviaron a la paciente al Hospital de la Mujer, especializado en ginecología y obstetricia. Allí, al operarla, los cirujanos pudieron descubrir que en su vagina la mujer tenía aproximadamente un kilo de marihuana.

La droga estaba envuelta en pequeños envoltorios de cinta canela y todavía con tierra y basura, lo que hizo presumir que la yerba había sido cosechada recientemente.

La doctora responsable de la cirugía, Lourdes Yánez, extrajo la droga, la colocó en una pequeña bandeja y la entregó al Ministerio Público. Al rendir su declaración, la mujer dijo que vivía en Ixtapaluca, Estado de México, pero se negó a decir el origen y destino de la droga.

La mujer sigue hospitalizada en calidad de detenida y está bajo vigilancia de elementos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México, mientras se recupera para ser enviada a prisión por el delito de narcomenudeo.