Le explicamos paso a paso la batalla comercial entre China y EE.UU.

Le explicamos paso a paso la batalla comercial entre China y EE.UU.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China está lejos de llegar a su fin. Luego de un año de una aguda escalada de hostilidades, la noche de este jueves el gobierno de Donald Trump aumentó los aranceles impuestos a los productos chinos quedando fijados en 200 mil millones de dólares.

Este incremento pasó de 10 % a 25 % por lo que Pekín aseguró que tomará represalias. El retroceso ocurre a la par de que representantes de ambos países intentaran rescatar el acuerdo, sin embargo, según Trump China “rompió el acuerdo”.

Pese a la escalada, representantes de ambos países anunciaron que se reunirán otra vez hoy  viernes para tratar de resolver el impasse que tiene a las dos economías más grandes del mundo enfrascadas en una peligrosa guerra comercial que involucra miles de millones de dólares.

Si el conflicto económico entre ambos países no merma, se podría volver a generar un nuevo clima de incertidumbre entre las empresas y los consumidores, pudiendo perjudicar a la economía mundial.

Estados Unidos quiere que China compre más productos estadounidenses para frenar su elevado déficit comercial de US$419.000 millones con Pekín.

Ahora, Trump ha vuelto a decir que el planeado aumento se mantiene porque las negociaciones con Pekín avanzan «muy lentamente».

Los productos chinos afectados por los aranceles estadounidenses desde el comienzo de la guerra comercial han sido de muy diversa índole, desde maquinaria hasta motocicletas.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China ha sido un motivo de incertidumbre para los mercados financieros durante todo el pasado año. Y se ha hecho notar en la falta de confianza de los inversores de todo el mundo y generado pérdidas en algunas de las plazas financieras más importantes.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China ha tenido repercusiones en otros países y, en general, en la economía del resto del mundo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que la escalada de tensión comercial entre Estados Unidos y China fue uno de los factores que contribuyeron a una «expansión global significativamente debilitada» a fines del año pasado y que provocó una rebaja de las previsiones de crecimiento global para este año 2019.