Ladrones tienen azotada a fundación que beneficia a más de 300 niños de escasos recursos

Ladrones tienen azotada a fundación que beneficia a más de 300 niños de escasos recursos

Desde hace varios meses, los directivos de la Fundación Creciendo con Propósito, ubicada en el barrio Caracolí del municipio de Caucasia, ven con preocupación los constantes robos de los que ha sido víctima esta organización que ayuda a más de 300 niños de escasos recursos. Fue en el mes de diciembre del año pasado cuando tuvieron una de las pérdidas más grandes, pues los amigos de lo ajeno echaron mano a un televisor, una impresora, una cámara fotográfica, ventiladores, tres celulares, dinero en efectivo, entre otros utensilios; el robo fue avaluado en 12 millones de pesos aproximadamente.

 

 

WhatsApp Image 2017-02-13 at 7.39.01 PM

 

 

“Lo que están haciendo es contra los niños, porque a ellos es a quienes les están robando; esto no es nuestro y ustedes han visto cuánto nos hemos esforzado, así que el mensaje para ellos es que miren a quiénes realmente le están haciendo daño”, expresó Amarildo Indabur, pastor de la iglesia cristiana La Hermosa, entidad a la que pertenece la fundación.

 

 

El líder religioso aduce que la colaboración de la comunidad es importante para evitar que más robos se sigan presentando, de igual forma manifiesta que la respuesta de las autoridades ha sido lenta, puesto que ya han efectuado las denuncias pertinentes: “denunciamos ante la Sijín; fuimos a las 8 de la mañana, y la reacción para ellos llegar acá fue a las 4 de la tarde más o menos, entonces ¿Qué ayuda tenemos de parte de los policiales?, indicó el pastor.

 

 

La Fundación Creciendo con Propósito nació hace 5 años frente a la necesidad de mejorar la calidad de vida de niños y niñas de escasos recursos, allí los pequeños reciben además de alimentación, espacios para su formación escolar y en principios morales, además se les dicta refuerzos académicos y se les dota de uniformes; sin falta, reciben su regalo en navidad.

 

 

Para Blanca Severiche, directora de esta fundación, los continuos robos han afectado los procesos formativos de estos pequeños provenientes de los barrios Caracolí, Parcelas de Caracolí, La Paz, Villa Arabia y 1 de Mayo, sectores vulnerables del municipio de Caucasia: “es algo que ellos (los niños) utilizan para hacer sus tareas, e imprimir sus consultas” dijo sobre el robo de la impresora. “Los salones son muy calurosos, y sin ellos (los ventiladores) ya se hace muy difícil tenerlos allí, entonces toca sacar a los niños al patio, al aire libre”, indicó la directora.

 

 

Las directivas, trabajadores, padres de familia y en especial los niños, esperan que la ola de robos a su institución termine cuantos antes, y puedan seguir fortaleciendo el proyecto de albergar a más menores en situación de extrema pobreza.