La Policía me entregó a mi hijo enfermo y lo destituyeron: Germania Pérez

La Policía me entregó a mi hijo enfermo y lo destituyeron: Germania Pérez

El caso del ex agente de policía Iván Antonio Yánez Pérez de 30 años de edad y residente en Mocarí, en jurisdicción de Montería, se ha convertido para su familia, madre, esposa e hijos en un verdadero calvario angustioso y en un laberinto aún sin salida, según cuenta su madre doña Germania Pérez, al Diario la Piragua. Ella relata que hace aproximadamente 8 años su hijo Iván ingresó a la Policía Nacional cumpliendo todos los requisitos exigidos por esta entidad, como son los exámenes de rigor especialmente el psicológico. Todo transcurría bien en la policía, su hijo durante un tiempo nunca tuvo mala conducta y era un policía ejemplar que cumplía fielmente la normatividad de la institución.

De repente un día, como Iván Antonio pertenecía al EMCAR, lo trasladaron para Florencia, Caquetá, y él se fue con su familia, estando en un municipio del Caquetá se presentó un hostigamiento por parte de la Guerrilla donde murieron personas civiles e incluso un niño que quedó desmembrado, horrible escena que le tocó ver a Iván. Posteriormente Iván fue presentando algunos trastornos mentales, como por ejemplo él decía que Jesucristo le había hecho una revelación y así pasaba todo el tiempo hablando de Dios de una forma más que fanática.

Más adelante se fue empeorando su situación psíquica y la policía lo tuvo en tratamiento psiquiátrico por un tiempo e incluso estuvo internado en una clínica especializada, pero al cabo de un tiempo lo trasladan a la policía del departamento de Córdoba (DECOR) donde estuvo por poquito tiempo y posteriormente lo trasladan a la metropolitana.

Estando en la Metropolitana hubo un episodio de una crisis donde Iván Antonio sacó su arma de dotación y realizó unos disparos a unos compañeros, esto, según la policía es el motivo de retirarlo de la institución, de hecho existe una denuncia de tentativa de homicidio, narró doña Germania Pérez madre del ex agente.

Pero lo que no entiende su familia es por qué lo retiraron a sabiendas de que presentaba estos trastornos psicológicos, sin ninguna indemnización, a pesar que su problema lo adquirió en el servicio activo cuando se registró el enfrentamiento en el Caquetá.

“Mi hijo era una gran persona, una persona amable, él siempre me decía mami yo voy a ser un gran policía, yo entregué a mi hijo bueno y me lo entregaron enfermo”.

Su esposa Yuri Tabares manifiesta que ella sí estuvo en el Caquetá con su esposo, situación que la policía dice que ellos no tienen certeza de que Iván Antonio estuviera en ese combate, pero Yuri se extraña de que digan eso si cuando los agentes de policía van a alguna misión especial ellos por obligación tienen que llenar una minuta donde consta la hora de llegada y salida, por otro lado expresa que entonces por qué le entregaron posteriormente al despido un carnet membretado con los sellos de la Policía Nacional para que lo atendiera un psiquiatra pagado por la entidad.

Lo que preocupa a la familia es que a Iván Antonio se le presentan crisis de violencia contra ella y su hijo y temen que pueda hacerle daño a ellos e inclusive alguna otra persona de la calle y por eso le piden a la Dirección General de la Policía que por favor le resuelvan el problema ya que ellos no cuentan con los medios suficientes para su tratamiento y también manifiesta que la policía debe indemnizar a su cónyuge porque la enfermedad la adquirió dentro de la institución.