Como es la justicia de Colombia – “Salpicada por la corrupción”

Como es la justicia de Colombia – “Salpicada por la corrupción”

Por: Jairo Rafael Encinales León

Da mucha tristeza el panorama de nuestro país, sobre todo los acontecimientos que a diario se viven, sin haber una solución adecuada como un país subdesarrollado y encontrándose ante los demás países como uno de los más desprotegidos internacionalmente, pues en la actualidad ocupa el séptimo lugar de los 189 países más Corruptos del universo. Esta posición que es la que ha afectado enormemente a Colombia y que ha sido el apéndice de donde se ha desprendido toda esta lamentable situación, vemos en las Instituciones del Estado un ambiente de Corrupción como también en el mismo Congreso de la República y hasta en la Justicia y sobre todo en las Altas Cortes, ejemplo de ello lo que vemos en la Corte Suprema de Justicia, Magistrados Investigados por el Cartel de la Toga, en donde han incidido los siguientes factores: el Tráfico de Influencia personal, el Tráfico de tipo Político y el Tráfico de tipo Económico. A todo esto sumamos otros intereses que han desprestigiado a nuestra Justicia y aún más a nuestra querida Democracia, que es el Estandarte de Colombia. Sin embargo podemos observar los crecientes procesos que vemos y que cursan en las Altas Cortes, en la Fiscalía General de la Nación, en los Juzgados, en la Procuraduría General de la Nación, en las Procuradurías Regionales, en la Contraloría General de la República. Si analizamos cómo se maneja la Justicia en nuestro país, por ejemplo un proceso que cursa en cualquier Organismo Judicial, se inicia normalmente, pero a medida que cursan sus investigaciones, este va tomando otros intereses: capturan al corrupto, lo llevan al Bunker de la Fiscalía, luego le realizan una audiencia o más y terminan dejándolo libre y por último se archiva, porque no encontraron mérito para abrir una Investigación por los delitos cometidos, en fin muchos otros factores que predominan como la politiquería, la corrupción y aún el Señor Dinero. Indiscutiblemente nuestras Leyes de Colombia, fueron muy bien elaboradas, por excelentes Juristas, estas se pueden comparar con las de otros países como Inglaterra, Francia y los mismos Estados Unidos de Norte América. Pero desgraciadamente estas leyes, muchas veces no las aplican los servidores de la Justicia como debe ser, con transparencia.

A nivel Nacional existen gamonales políticos, que tienen sus influencias en el ambiente judicial en cada uno de los 32 Departamentos, en sus municipios y en la misma capital de la República, favoreciendo a sus amigos quienes son sus fichas políticas y ocupan cargos en organismos del Estado, esto lo hacen para que ellos no los condenen por cualquier delito que cometan, el más común Peculado por Apropiación, Cohecho, Enriquecimiento Ilícito, Malversación de Recursos Públicos y otros más. Hay que entender que nuestra justicia colombiana, no es una justicia transparente sino más bien es una Justicia que está salpicada por la corrupción. En la actualidad vemos a la Corte Suprema de Justicia, totalmente desprestigiada tanto a nivel nacional como internacionalmente y este triste panorama viene ocurriendo en el Congreso de la República. Congresistas presos en la Cárcel de la Picota en la ciudad de Bogotá, tal vez ha faltado por parte de nuestro Gobierno fortalecer mecanismos para corregir estas enormes y fatales fallas que vienen ocurriendo en la justicia, porque si no se hace, la justicia terminará más desprestigiada y solo habrá corrupción, que es el cáncer que acabará con lo poco que queda de nuestra querida democracia. Aquí cabe una célebre frase, del Ex–Presidente de los Estados Unidos, ABRAHAM LINCOLN, quien dijo: “La Democracia, es justicia y si no hay justicia no hay Democracia”.