LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA DE 1886 (Ley Constitucional)

LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA DE 1886 (Ley Constitucional)

Por: JAIRO RAFAEL ENCINALES LEON

Cuando el Dr. RAFAEL NÚÑEZ MOLEDO, pudo anunciar en el año de 1885 que la Constitución de 1863 había muerto, estaba efectuando una verdadera revolución en la organización política del país. Entre 1878 y 1885 había tratado de lograr una reforma constitucional cuyo contenido apenas vino a precisarse hacia 1884, pero sin que fuera fácil advertir mediante qué mecanismo podía lograrse. Pero el Dr. RAFAEL NÚÑEZ MOLEDO, prefirió romper toda continuidad con la Constitución de 1863 y así evitar los riesgos de un resurgimiento de la oposición antes de que una nueva Constitución estuviera expedida. Por eso, convocó más bien a un Congreso de Delegatarios, que debería estar compuesto por dos representantes por cada Estado, uno independiente y otro conservador. Estos deberían ser nombrados por los jefes civiles y militares estatales, que a su vez habían sido nombrados por el Dr. RAFAEL NÚÑEZ M., por lo tanto el Congreso de Delegatarios estaba compuesto por dieciocho prohombres que habían sido escogidos realmente por el Presidente de la República. Este procedimiento, como fácilmente se ve, permitía la más completa ruptura con la Constitución de 1863, con el federalismo y con el radicalismo.

Ninguno de los representantes de este grupo tendría representación en el Consejo de Delegatarios: habían sido derrotados y la nueva Constitución sería la de los vencedores.

Con la transformación del orden económico, social y político de la República, a mediados del siglo XIX, (que se manifestó en la inserción al mercado capitalista mundial, la aparición de nuevas clases sociales y la conformación definitiva de los partidos liberal y conservador), se implanta el Estado Nacional impulsado por el movimiento Regenerador del Dr. RAFAEL NÚÑEZ M. y el Dr. MIGUEL ANTONIO CARO, en representación de un sector liberal apoyado por los conservadores. El propósito regenerador fue el de suprimir las diferencias regionales y abolir el federalismo, que había surgido como respuesta radical al rígido dominio del imperio español, pero que a la postre generó un caos social y guerras civiles. La Constitución de 1886 reivindicó lo conservable de las Constituciones anteriores e incorporó los derechos y libertades de lo que se conoce como el

Constitucionalismo liberal, restableciendo el orden institucional y consolidando la República. En el proceso histórico de las reformas constitucionales que comprende de 1886 a 1991, podemos distinguir tres períodos:

La Constitución, de 1886 a la de 1991, en sus largos 100 años de existencia experimentó varias reformas. Estas se inician con «reajuste Institucional» del Dr. RAFAEL REYES, (1910), en el pacto estratégico de los partidos para atenuar el autoritarismo original; le sigue la reforma social, económica y política de «La Revolución en Marcha» del Dr. ALFONSO LÓPEZ PUMAREJO, (1936), luego de cuatro décadas de dominio conservador, la cual es complementada técnica y administrativamente, con la del Dr. ALBERTO LLERAS CAMARGO, en 1945.

En el período conocido como el de «La Violencia» y el golpe de Estado del General GUSTAVO ROJAS PINILLA, se produjo la reforma plebiscitaria de 1957 y la consagración constitucional, en 1959, del Frente Nacional: con gobiernos de «Espíritu Nacional» que procuran la modernización del Estado y el otorgamiento de amplias atribuciones al ejecutivo. Sigue la consagración de plenos derechos ciudadanos a los mayores de 18 años con la Ley 27 de 1977, el Acto Legislativo de 1978 o «Pequeña Constituyente», del Dr. ALFONSO LÓPEZ MICHELSEN, declarado inexequible por la Corte Suprema de Justicia, y su desenlace legislativo en el gobierno del Dr. JULIO CÉSAR TURBAY AYALA, nuevamente declarado inexequible en 1981.

Este proceso concluye en el período contemporáneo con la denominada «crisis de los 80» y la democracia restringida, en la reforma de 1986, (Dr. BELISARIO BETANCUR CUARTAS), que consagra la elección popular de Alcaldes por el voto directo de todos los ciudadanos, según la iniciativa del Senador Dr. ÁLVARO GÓMEZ HURTADO en 1980. Se complementa con los procesos de Paz y la Asamblea Nacional Constituyente, desarrollados por el Dr. VIRGILIO BARCO y el Dr. CÉSAR GAVIRIA TRUJILLO respectivamente. En esta ley, están consagrados los Derechos y Deberes, de todos los ciudadanos colombianos.

JAIRO RAFAEL ENCINALES LEON
C.C. 6.858.023 de Montería