ICBF pide la máxima pena para responsables de asesinato de niña en Guaviare

ICBF pide la máxima pena para responsables de asesinato de niña en Guaviare

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) condenó y pidió pena máxima para el asesino de Sharik Alejandra Buitrago Rayo, la niña de 10 años de edad, quien fue hallada sin vida en El Retorno, Guaviare.

Juliana Pungiluppi, directora del organismo, indicó que los familiares de la víctima reciben atención psicosocial.

“Confiamos en la rápida actuación de las autoridades para esclarecer este doloroso hecho que enluta al municipio de El Retorno y al país, pero principalmente para que los culpables de este crimen reciban la máxima pena”.

Pungiluppi, además, expresó su preocupación por la creciente cifra de niñas abusadas sexualmente y asesinadas, una problemática que calificó como “inaceptable”.

Por último, dijo que estará atenta al dictamen de Medicina Legal que permita esclarecer las causas de la muerte de Sharik Alejandra, quien se presume pudo haber sido violentada sexualmente.

Como se recordará, la niña fue hallada muerta, en horas de la noche del miércoles, dentro de una caneca, cerca del muelle fluvial de Caño Grande, ubicado en el barrio Los Lagos del municipio El Retorno.

La menor fue aparentemente raptada del almacén de un centro comercial. Las cámaras del recinto fueron claves para lograr ubicar a uno de los presuntos responsable de este repudiable hecho.

El cuerpo de la menor presentó presuntamente signos de tortura y de abuso sexual. Se espera que en las próximas horas las autoridades emitan un comunicado al respecto con todos los detalles del suceso.

Dos sujetos que figuran como sospechosos fueron capturados por la Policía, y uno de ellos estuvo a punto de ser linchado por los habitantes del citado municipio, en donde se registró un asonada que tuvo que ser controlada por las autoridades.

Uno de los capturados es un hombre identificado como Juan Gabriel Díaz Sarmiento, de 37 años de edad,quien tiene una anotación por el delito de hurto en Villavicencio, y quien pudo ser precisado gracias al monitoreo de las cámaras de seguridad del último lugar en el que fue vista con vida la niña.